Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Cultura > El mundo de las letras está de luto: muere El Gabo

El mundo de las letras está de luto: muere El Gabo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

gaboLas Tunas (Redacción Tiempo21).- El reconocido escritor colombiano Gabriel García Márquez, una de las voces más importantes de la literatura hispanoamericana, murió hoy en la Ciudad de México a los 87 años de edad.

Prensa Latina reporta que así lo informaron este jueves a medios locales de prensa los familiares del Gabo,  quien se mantenía delicado de salud desde hacía varias semanas, cuando fue internado en una institución médica de la capital  mexicana a causa de problemas respiratorios.

Entró a la literatura en 1947 con su cuento La tercera resignación; la gloria le llegó en 1967 con Cien años de soledad, y su confirmación en 1982 con el Premio Nobel de Literatura.

Comprometido con los movimientos de izquierda, Gabriel García Márquez siguió de cerca la Revolución cubana hasta su triunfo en 1959. Amigo de Fidel Castro, participó por entonces en la fundación de Prensa Latina, la agencia de noticias de la Isla. Su amistad con Fidel y con Cuba se mantuvo invariable hasta su muerte.

Infancia

El Gabo nació el 6 de marzo de 1927 en Aracataca, un pueblo que lo inspiró a crear el realismo mágico de el Macondo de su obra Cien Años de Soledad.

Creció como niño único entre sus abuelos maternos y sus tías, porque sus padres se fueron a vivir a la población de Sucre, cuando tenía solo cinco años. En Sucre nacerían la mayoría de sus 11 hermanos.

Su padre, Gabriel Eligio García, y su madre Luisa Santiaga Márquez, se mudaron a Sucre para montar una farmacia. Pero fueron sus abuelos las figuras que más lo influenciarían en su exitosa carrera literaria.

Su abuelo, el coronel Nicolás Márquez, veterano de la guerra de los Mil Días, le contaba al pequeño Gabriel infinidad de historias de la guerra civil. Mientras que su abuela Tranquilina Iguarán, le contaba fábulas y leyendas familiares y se dice que García Márquez aprendió a escribir a los cinco años bajo al tutela de su bella profesora Rosa Elena Fergusson, de quien se enamoró.

Vivió en Aracataca hasta 1936, cuando murió su abuelo y tuvo que irse a vivir con sus padres al puerto de Sucre. En 1940, gracias a una beca, ingresó al Liceo Nacional de Zipaquirá y en 1947, presionado por sus padres, se trasladó a Bogotá a estudiar derecho en la Universidad Nacional, de la cual nunca se graduó porque con el Bogotazo la universidad cerró sus puertas.

Sus primeras obras

A los 27 años publicó La hojarasca, su primera novela, en la que ya apuntaba los rasgos más característicos de su obra de ficción, llena de desbordante fantasía y a partir de ahí su narrativa entroncó con la tradición literaria hispanoamericana, al tiempo que hallaba en algunos creadores estadounidenses, sobre todo en William Faulkner, nuevas fórmulas expresivas.

Comprometido con los movimientos de izquierda, Gabriel García Márquez siguió de cerca la Revolución cubana hasta su triunfo en 1959 y fue un gran amigo de Fidel Castro; participó por entonces en la fundación de Prensa Latina, la agencia de noticias de Cuba.

El 2 de julio de 1961, García Márquez, acompañado de su esposa Mercedes y de Rodrigo, su hijo mayor, arribaron a la capital mexicana.

México

“Llegamos a la Ciudad de México un atardecer malva, con los últimos veinte dólares y sin nada en el porvenir”, escribió El Gabo hace unos años.

Al día siguiente supo del fallecimiento de Ernest Hemingway de un escopetazo. Una semana después, publicaba en una revista mexicana Un hombre ha muerto de muerte natural.

En 1962 se publica en Madrid La mala hora, edición pirata que más tarde desautorizaría el autor. Publica también el libro de cuentos Los funerales de la Mamá Grande en México.

Ya en septiembre de 1963 renuncia a su trabajo como periodista para incorporarse de nuevo a la filial mexicana de la agencia de publicidad J. Walter Thompson y meses más tarde a la agencia publicitaria Stanton. Intima con el escritor mexicano Carlos Fuentes y conjuntamente elaboran una docena de guiones para filmes a lo largo de dos años. García Márquez, por otra parte, escribe su primer guión de cine, El gallo de oro, basado en un cuento de Juan Rulfo.

García Márquez sigue llevando a cabo una intensa labor como guionista cinematográfico. Algunos de estos guiones, como Tiempo de morir, realizado por Arturo Ripstein (volverá a llevarlo a la pantalla el colombiano Jorge Alí Triana en 1985), o H.O., se estrenan junto a El gallo de oro, escrito el año anterior.

El año 1965 marca el retono de su trabajo literario y establece una profunda amistad con el escritor Juan Rulfo. García Márquez aparece en la adaptación cinematográfica de su cuento «En este pueblo no hay ladrones» junto a Luis Buñuel, Juan Rulfo y Carlos Monsiváis. Camino a Acapulco, decide continuar su antiguo proyecto de La casa y le dedica casi dos años a lo que será su novela Cien años de soledad. En 1966 se edita La mala hora, con su autorización, por la editorial Era, cuyo propietario es su amigo Vicente Rojo.

Un día de 1966 en que se dirigía desde Ciudad de México al balneario de Acapulco, Gabriel García Márquez tuvo la repentina visión de la novela que durante 17 años venía rumiando: consideró que ya la tenía madura, se sentó a la máquina y durante 18 meses seguidos trabajó ocho y más horas diarias, mientras que su esposa se ocupaba del sostenimiento de la casa. En junio de 1967 se publica en la Editorial Sudamericana de Buenos Aires Cien años de soledad. Un mes después García Márquez asiste en Caracas al XII Congreso Internacional de Literatura Iberoamericana y a la concesión del Premio Rómulo Gallegos a Mario Vargas Llosa. En agosto viaja a Buenos Aires, donde su recién publicada novela ha obtenido un éxito asombroso, y comienza a tener un reconocimiento internacional como escritor de élite: le llueven premios de todos los rincones del mundo.

El Premio Nobel

La penuria económica de los García Márquez era tal que cuando fueron a la oficina de correos a dejar el manuscrito de 590 cuartillas, no les alcanzaba el dinero para el envío.

Decidieron enviar media novela y al día siguiente fueron a empeñar sus joyas de poco valor y regresaron a despachar el resto, para darse cuenta, con gran enojo de Mercedes, de que primero habían mandado la parte final.

“Lo único que falta ahora es que la novela sea mala”, le dijo su esposa, según narró el mismo Gabo.

Pero la novela, publicada en 1967, vendió en una semana un primer tiraje de 8.000 ejemplares, se convirtió en su obra cumbre y 45 años después se mantiene en las listas de libros más vendidos en México. Luego llegaron los premios internacionales y la consagración en 1982 con el Premio Nobel.

El día que recibió la noticia, García Márquez invitó a desayunar a la periodista mexicana Martha Anaya, a la que conocía desde años atrás, cuando él era asiduo de la librería de textos en francés en la que ella trabajaba. La amistad se profundizó en largas partidas de ajedrez en la trastienda.

“Me invitó unos huevos con frijoles que preparó su esposa Mercedes. Recuerdo lo meditabundo que estaba. No sonreía como cuando llegaba a la librería, no gritaba de felicidad, no recibía a sus amigos. Desayunábamos los tres solos en la cocina de su casa, ese día de triunfo para él”, narró Anaya a la AFP.

García Márquez era, hasta hace unos siete años, paseante habitual del centro de la Ciudad de México, donde acostumbraba desayunar en el restaurante de un conocido hotel o tomar una copa en la histórica cantina de La Opera, pero en los últimos años se veía poco en público y cuando asistía a eventos de corte cultural huía de la prensa y se mantenía en cierto misterio.

/edc/ mdn/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × 6 =