Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Julio de 2018
Home > Especiales > Historia > Trabajo esclavo en la manufactura azucarera de Cuba

Trabajo esclavo en la manufactura azucarera de Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Marta Denis
Historiadora, periodista y colaboradora de Prensa Latina

La Habana.- Antes del despegue y auge de la plantación esclavista (1790-1840), la manufactura azucarera en Cuba sostuvo su desarrollo durante el siglo XVIII en el trabajo de las primeras dotaciones de esclavos existentes en el país.

La oligarquía criolla, afectada por el monopolio colonial sobre el tabaco (estanco del tabaco de 1717), dirigió su interés económico al cultivo de la caña y producción manufacturera de azúcar, principalmente en la región occidental.

La caña de azúcar, presente aquí desde la conquista y colonización, a principios del siglo XVI, tuvo una lenta propagación en esa centuria y la siguiente, hasta adquirir mayor importancia en un segundo periodo (1690-1792).

AZÚCAR Y ESCLAVITUD

A finales del XVI, aparecieron los primeros ingenios azucareros, renglón que a partir del siglo XIX, marcaría el derrotero de la historia de Cuba.

Esta industria contaba a finales del XVII de 50 a 70 ingenios y logró un mayor peso en el siglo XVIII, antecedente del auge de la economía de plantación esclavista, que coparía el mercado exterior de la Isla, tras la Revolución de Haití (1791).

Desde los primeros tiempos el trabajo esclavo fue utilizado en las producciones derivadas de la caña de azúcar.

Al fomento del azúcar fueron destinados la mayoría de unos mil esclavos africanos, introducidos por el llamado Asiento de Negros (1595), firmado entre la Corona española y el traficante portugués Pedro Gómez Reinel.

En 1661, a 20 mil ascendía el número de esclavos africanos en la agricultura (azúcar, café y otros), señala un informe al Rey de los oficiales reales.

Diversos factores económicos favorecieron el desarrollo de la manufactura azucarera en el siglo XVIII, pero ninguno resultó tan importante como la entrada de mayor número de esclavos.

Solo de 1715 a 1734 arribaron a La Habana seis mil negros esclavos y en 1762, durante la ocupación inglesa, más de tres mil; en 1778 unos mil 300 y de 1773 a 1779, llegaron al puerto habanero 13 mil 747.

Según estimados, pues nunca llegará a conocerse la cifra exacta, podría pasar del millón los esclavos africanos traídos a Cuba desde el siglo XVI hasta el último cargamento clandestino en el año 1873, alrededor de 64 mil corresponden al período de 1510 a 1762.

Con el crecimiento de la manufactura azucarera se constituyeron las denominadas dotaciones de esclavos que agrupaban a todos los trabajadores forzados de cada ingenio.

Fueron divididos en dos grupos en la dotación, unos iban a las labores agrícolas -esclavos de todo trabajo o de machete- y otros a las tareas de la manufactura (tacheros, purgadores, caldereros o paileros, maestros de azúcar y de aguardiente).

En la primera mitad del siglo XVIII los ingenios todavía eran pequeños y sus dotaciones estaban formadas como promedio de 15 a 25 esclavos, dedicados a la manufactura y la parte agrícola.

De 1763 a 1792 fueron fundados en la región occidental 132 ingenios.

Ya en las últimas décadas de la centuria las unidades azucareras y llegaron a tener dotaciones superiores a 70 esclavos.

Una base de datos del Instituto de Historia de Cuba titulada Ingenios habaneros del siglo XVIII contiene 276 unidades de la región y sus tres mil 354 esclavos, cinco de ellas no existen informes sobre su ubicación.

Falta información acerca de las etnias de una parte de los esclavos y de los mil 864 conocidas, predominan de origen congo (463), carabalí (447), mandinga (136), arará (118), mina (108) y lucumí (102).

Se clasifican como criollos 117, de ellos 63 hombres, siete mujeres, 19 niños y 28 niñas, nacidos en territorio cubano o en otras islas caribeñas y luego vendidos en Cuba.

Los esclavos sufrían agotadoras jornadas de labor, en la agricultura o el trapiche, se reportan 75 con defectos físicos o minusválidos (26 cojos, 33 mancos, dos retrasados mentales, tres sordos y 11 tuertos).

/ymp/

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× uno = 3