Opinión

Frutas al natural

Producción de frutasLas Tunas.- Los nutricionistas recomiendan el consumo de frutas como garantía de salud. Sin embargo, cuando  la maduración se realiza con productos químicos,  los efectos se revierten y la acumulación de ellos en el organismo puede favorecer múltiples enfermedades, especialmente en niños, ancianos y personas alérgicas.  

Durante la cosecha y trasportación es normal que los frutos maduros se maltraten y pierdan su valor comercial. Es por ello que los productores prefieren recogerlos  aún verdes,  cuando son  menos susceptibles a las magulladuras.

Con la apertura del trabajo por cuenta propia en la oriental provincia de Las Tunas algunos vendedores emplean agroquímicos para madurar artificialmente las frutas como medio de incrementar sus ganancias.

El compuesto más utilizado en el territorio es el flordimex, el cual está autorizado para sincronizar la maduración y concentración de la sacarosa en la caña de azúcar.

Sin embargo, cuando no se cumplen sus regulaciones estrictas,  puede provocar afectaciones por inhalación y por contacto con la piel, así como efectos negativos al medio ambiente acuático.

El método de sumergir los frutos en un tanque con una mezcla de agua y flordimex, o su aplicación en el pedúnculo de  las frutas como el mango y la fruta bomba,  constituyen prácticas  irresponsables y en extremo peligrosas para los consumidores.

Lamentablemente en Cuba aún no se ha identificado el uso de maduradores como un problema de salud y por ello no existe tampoco un método de supervisión y control.

No obstante, es posible encontrar algunas señales reveladoras en los productos del agromercado.

Las frutas maduradas artificialmente tienen una coloración negruzca en la zona donde se aplicó la sustancia. Además su consistencia es mucho más dura que la esperada en relación al estado  de maduración aparente y son menos dulces.

En el caso del plátano y el mango suelen tener manchas oscuras cuando maduran de forma natural,  por eso un color amarillo uniforme en la cáscara puede resultar sospechoso al empleo de maduradores.

Consuma frutas, son buenas para la salud,  pero evite, siempre que pueda, aquellas maduradas artificialmente.

/edc/

 

 

 

 

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


8 − ocho =