Lecturas

Chávez nuestro de cada día

Chávez nuestro de cada díaLas Tunas-. Te detienen a la puerta de la escuela en el que pudo ser tu primer día de clases. No puedes entrar: tus viejas alpargatas tropiezan con el inflexible orden burgués, que les mira al aindiado rostro a ti y a tu abuela Rosa Inés, y hace un gesto de indiferencia. Aquel hecho te marcará para siempre, pero vienes de Guaicaipuro, perseverancia y fuerza arrasadora, que prefirió sucumbir entre las llamas antes que rendirse.

Vienes de Guaicaipuro y de Tiuna, Maracay y Yare; de Catia, Baruta, Aramaipuro y Chacao; por eso nada te detiene. ¡Me voy a Caracas!, dices una mañana. ¡Serás pelotero de las Grandes Ligas! Esa es tu pasión dorada.

Pero el intento sale /fault/ , y vas a parar a la Academia Militar, a la artillería, al paracaidismo, al encuentro con la historia americana, al abrazo con El Libertador, a quien, en su bicentenario le juras independencia o muerte, bajo el mítico árbol Samán de Güere, que según la tradición, le sirvió de campamento.

Llega el 4 de febrero de 1992, y un levantamiento militar estremece a Maracaibo, Caracas, Valencia y Maracay. ¿Al frente? El teniente coronel de paracaidistas Hugo Rafael Chávez Frías, El Arañero de Sabaneta de Barinas, el niño que a los seis años de edad no pudo entrar a la escuela porque calzaba alpargatas.

Prisión, intrigas, amenazas; pero nada te detiene. Vienes de Guaicaipuro, perseverancia y fuerza arrasadora, y de Guicamacuto, la astucia en persona. Te iluminan bolivarianos soles.

Con la excarcelación, sacas a las calles, y a los páramos y a las montañas, esa fuerza telúrica que tanto te conocemos. Se te rompe el corazón con el infausto impacto de El Caracazo, pero sigues adelante. Vienes de Tamanaco, juntador de voluntades.

De ahí a acá, la historia es bien conocida, Chávez nuestro de cada día: batallas en todos los frentes: ascenso a la Presidencia, Asamblea Constituyente, aprobación de la Constitución Bolivariana, 19 consultas en las urnas ganadas inobjetablemente, fin del estigma de los militares como antidemocráticos, confirmación de que es posible el tránsito pacífico al socialismo.

Programas sociales y misiones se juntan y se complementan: Barrio Adentro, Robinson, Ribas, Sucre, Negra Hipólita, Madres del Barrio, Hijos de Venezuela, Identidad, Barrio Adentro Deportivo, Revolución Energética, Sonrisa, Milagro, Saber y Trabajo, Agrovenezuela, Alimentación, Árbol, Música, Gregorio Hernández, Vivienda Venezuela, Guaicaipuro, Ciencia, Che Guevara, Cultura Corazón Adentro, Amor Mayor. Ningún dolor te es ajeno. Vienes de Arichuna, solidario y altruista, Chávez nuestro de cada día.

Como un Orinoco desbordado, llegas y arrasas con el hambre y la pobreza, la insalubridad y la ignorancia, la discriminación y la incultura, la inseguridad y la desesperanza.

Retomas el anfictiónico sueño de Bolívar, y te vas a tender puentes sobre seculares abismos. Mandas el ALCA a merecido sitio, y ayudas a edificar sobre sus ruinas la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe (Celac), el mayor proyecto integrador en esta parte del mundo a lo largo de la historia.

Hoy nuevamente los fascistas tratan de hacer trizas la patria que por fin tienen los venezolanos, y apuestan a tu muerte, porque te saben vivo y combatiente, y porque les inspiras pánico. Pero es la hora de los hornos, y tú seguirás dando luz; es la hora del recuento y de la marcha unida, y tú continuarás junto a nosotros, en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes. Porque vienes de Guaicaipuro, perseverante fuerza arrasadora, y te iluminan bolivarianos soles, Chávez nuestro de cada día.

 

/edc/

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


7 − tres =