Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Ancianidad: por una cultura de paz y bienestar

Ancianidad: por una cultura de paz y bienestar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Violencia al adulto mayor
Lea más:

La tercera edad es una etapa trascendental en la vida de los seres humanos, aunque para muchos sea tan solo un final triste de su paso por la vida, o la privación del disfrute individual o colectivo, de proyectos nuevos de vida, planes y hasta de nuevas amistades.

Ese proceso de envejecimiento está marcado por la declinación gradual de las condiciones de salud física y mental, que para nada guarda vinculo con la exclusión social, la cual inicia en muchas ocasiones desde la propia familia.

Un rincón, entre orquídeas, malanguitas, helechos de hojas inmensas. Este sería un paraje ideal para muchas féminas, que se incluyen en el grupo del Adulto Mayor, y gustan de emplear parte de su tiempo a la naturaleza. Pero la realidad es otra, así se impone ante la vida de Maritza, quien a la vuelta de 67 años quisiera pasar desapercibida ante los ojos de quien la busca.

Esta jubilada, que dedicó gran parte de su vida a la formación de su familia como espacio de comprensión y respeto, bajo el concepto tradicional, hoy vive una drástica realidad tras la muerte de su esposo. La soledad consume sus días, desgarra su alma poco a poco.

Esa fue su vida durante tres meses. Enhorabuena, pensó, cuando fueron a vivir con ella su hija, nietos y esposo. Una inclemencia mayor, se acentuaron los problemas intergeneracionales por la múltiple convivencia que hoy se asumen al interior de muchas familias, un nuevo modelo de esa primera institución social impuesto hace más de una década en Cuba por los problemas sociales y económicos, que provoca en Las Tunas la convivencia de diversas generaciones en una misma vivienda.

La vida cambió totalmente, la abuela Maritza, pasó a ser miembro de los excluidos, su cuarto ya no lo fue más, su espacio privado pasó a ser el más público, le tocó por designación el último de los tres cuartos de la casa, junto a los dos nietos menores.

Esas son realidades tan comunes ante nuestras miradas que pasan sin notarse en el quehacer interno de muchas familias, que hoy se hacen eco de la Violencia de Género en las relaciones familiares, y logran un contexto perfecto.

En su más detalla clasificación la violencia por razones de género puede alcanzar formas tan sutiles como la Violencia Psicológica en grupos vulnerables como los infantes y los adultos mayores.

Para un grupo de importantes estudiosas del tema en Cuba, la Violencia de Género se distingue de otros tipos de violencia que tiene lugar en las familias, al sustentarse en actitudes y prácticas basadas en las desigualdades de género, que coexisten con otras expresiones de violencia en las familias, se solapan en la cotidianeidad, y se conceptualizan como todo acto de omisión intencional que tiene lugar en el ámbito de las relaciones interpersonales en la familia; se basa en desigualdades por razones de género, provoca daños físicos, psicológicos a los propios a los familiares del mismo género o del otro y causa irrespeto a los derechos individuales.

La provincia de Las Tunas con una población mayor de 60 años, de unos 87 mil 191 personas, no está exenta de las cifras asociadas al envejecimiento poblacional, que hoy alarman al territorio que para el 2025 casi duplicará esa cifra con una densidad poblacional de más de 115 mil habitantes en ese grupo etáreo.

La provincia de Las Tunas con una población mayor de 60 años, de unos 87 mil 191 personas, no está exenta de las cifras asociadas al envejecimiento poblacional, que hoy alarman al territorio que para el 2025 casi duplicará esa cifra con una densidad poblacional de más de 115 mil habitantes en ese grupo etáreo.

Longevidad una cuesta aun pendiente

El número de ancianos en hogares es hoy un fenómeno multicausal, que en ocasiones provoca la violencia psicológica en ese grupo vulnerable, al cobrar ánimo de socialización al interior de varias familias en Las Tunas, según precisa Onilsa Silva Bruzeta, Master en Psiquiatría Social, y quien atiende alrededor de una treintena de personas de la tercera edad, en el centro de Salud Mental Graciela Bustillos Sánchez Aldana.

Esta especialista, quien ha dedicado su trabajo recientemente al estudio y la intervención comunitaria del tema precisa “las Adultas Mayores son las de mayor incidencia en ese grupo generacional que hoy presenta con mayor prevalencia la Violencia Psicológica e incluye como las principales consecuencias: Secuelas en la personalidad (inseguridad, baja autoestima, poca perspectiva de futuro); Marginación social de las víctimas, Sub-valorización y Depresión (angustia, miedo, trastornos del sueño y la alimentación), de forma en su frecuencia con tendencia a reiteradas ocasiones y forma parte de la cotidianeidad”.

“Trascendental en este tema es la falta de reconocimiento de los miembros del hogar a la contribución de la Violencia Psicológica, a partir de la escasa cultura que sobre la Violencia de Género existe en las relaciones intrafamiliares, pues solamente asocian al término con la violencia física. La tendencia es la asunción natural de situaciones de intensa agresividad emocional, discusiones y presiones ejercidas sobre la vida y la independencia hacia ese grupo poblacional”.

“Es común ver a los jubilados responsabilizados con tareas domésticas, que exceden sus posibilidades físicas y afectan su salud”.

La población Adulta Mayor de Las Tunas, que entre ellos incluye más de 200 centenarios, requiere una intervención comunitaria a urgencias, en la cual la familia es el eje central del cambio, pues la mayor población del territorio hoy oscila entre los 14 y los 50 años de edad, antesala generacional a la tercera edad, con marcado patrones en la transmisión generacional de valores y estereotipos propios de una cultura patriarcal.

El programa de atención al Adulto Mayor en Las Tunas, es un sistema con prioridades a corto y largo plazos, para dar cumplimiento al lineamiento 144 del Partido Comunista de Cuba con el llamado a incrementar la atención especializada e individualizada a las personas de la tercera edad en los tres niveles de Atención.

Dr. Iliana Reyes Leyva
Escuche declaraciones de la Dr. Iliana Reyes Leyva sobre la atención al adulto mayor en Las Tunas.

“El primer eslabón en la atención al Adulto Mayor es el Médico y la Enfermera de la Familia (EBS), que le realizan anualmente el examen periódico anual y determina si son frágiles o en estado de necesidad y son remitidos a los Grupos Básicos de Trabajo (GBT) existentes en cada área de salud (37), conformados por clínicos, psicólogos, enfermeras, una trabajadora social y un Médico General Integral, para la promoción y prevención de salud, con el objetivo de realizarle la evaluación multidisciplinaria”, refiere Doctora Iliana Reyes Leyva, jefa del Programa del Adulto Mayor en Las Tunas.

“Respecto a la Violencia Psicológica la cotidianeidad del trabajo en la comunidad permite hoy marcar como punto de partida las visitas a los hogares, y la dispensarización de los miembros del hogar en ese grupo generacional durante las visitas a la familia”.

“Cuando en el área de salud se clasifica a un anciano como frágil se remite al GBT, independientemente que es responsabilidad del médico y la enfermera de la familia intervenir de forma educativa en la promoción de salud y la prevención de conductas que manifiesten la Violencia Psicológica, para su visualización por los demás miembros de ese núcleo social, que en ocasiones llega a desvalorizar al anciano y no reconoce su actitud de victimario”.


La convivencia de hasta tres generaciones en un mismo hogar acentúa la difuncionalidad que presentan algunas familias con tendencia a conflictos y que sufre sus mayores consecuencias en los grupos más vulnerables, en este caso el Adulto Mayor, quien por su madurez se queda callado como parte de un reflejo acumulativo

“El programa del Adulto Mayor en Las Tunas presta una mirada especial a esos ancianos que son diagnosticados frágiles y evaluados en los GBT por conductas como la soledad, la depresión y el deterioro cognoscitivo, principalmente, y son valorados para su rehabilitación en el centro de Salud Mental, o en los nueve Hogares de Ancianos y ocho Casas de abuelos, para su posterior reinserción comunitaria”, puntualiza la especialista quien a dedicado más de 10 años a la atención a la senectud.

Un tema hoy aún insuficiente es la formación de expertos en Geriatría y Gerontología, por eso en este año se han aumentado las ofertas de plazas en esta especialidad, que muestra un número ínfimo respecto a la población anciana que predominará para el 2025.

Mientras se gana espacio con la superación de forma trimestral, del personal asistencial en temas como Longevidad y Adulto Mayor en la Comunidad, teniendo en cuenta que hoy la provincia se incluye entre los seis territorios de Cuba con elevado nivel de envejecimiento de un 16,5 por ciento.

“Significativo resulta la rehabilitación integral del anciano en los servicios creados en los diferentes niveles de atención, y que encuentran en los Círculos de Abuelos un espacio de preferencias por la posibilidad del intercambio social, la independencia y la valorización personal de este grupo etáreo con autonomía con una inserción en su totalidad de la población de la tercera edad activa en la provincia”.

“Las actividades de prevención a nivel de la comunidad y el médico de la familia necesitan de una mayor intervención comunitaria, cuando se divisan algunos de los más importantes retos de futuro para la sociedad cubana en este tema”, destacó la también Máster en Longevidad Satisfactoria.

Próximamente en el territorio como parte de las acciones de atención institucional, se aumentarán las capacidades de los Hogares de ancianos que hoy cuentan con 495 plazas internos y 135 seminternos, y se abrirán tres nuevas Casa de Abuelos para beneficiar a más de un centenar de ancianos.

En Las Tunas existen muy pocas investigaciones relacionadas con el tema de la Violencia Psicológica en el Adulto Mayor, un problema que es abordado a partir de la prevención y la intervención comunitaria para el cambio de actitudes en las relaciones intrafamiliares, que hoy no avizora el proceso de envejecimiento de su población y no se educa para la convivencia bajo una cultura de respeto y paz con sus abuelos.

Protección a la ancianidad: una mirada desde las leyes y normativas jurídicas

La naturaleza del maltrato hace que las personas no visualice ni concientice que es ejecutor activo y constante según su incidencia de la Violencia Psicológica a la ancianidad, más cuando es totalmente contradictorio al sistema de valores que se trabaja desde las instituciones sociales y que tiene como primer eslabón de formación a la familia para el desarrollo de la ayuda, el apoyo moral y el amor.

Actualmente la protección a la ancianidad está recogida en las leyes que rigen el Código Penal en Cuba y encuentran apoyo en las instituciones sociales y del estado. No obstante a estas normativas jurídicas la población carece de una cultura cívica respecto a los deberes y derechos legislados que tiene la familia para la integridad física y psicológica de ese considerable grupo poblacional.

La situación legal en cuanto a la protección hacia el Adulto Mayor encuentra intercesión en el Código de familia recogido en la ley 12-89 del año 1975, aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el cual se establece un número de instituciones jurídicas para el resguardo a la familia.

Irenia del Carmen Díaz Guillén
Escuche declaraciones de Irenia del Carmen Díaz Guillén sobre la protección legal a la ancianidad desde el Código de Familia y las normas jurídicas establecidas en la Constitución de la República de Cuba.

Irenia del Carmen Díaz Guillén, especialista de Divulgación Jurídica de la Dirección de Justicia en Las Tunas, aseveró que en este sentido, si bien es conocido por la población la necesidad de labor y cuidado que tienen de derechos ambos padres con respecto a sus hijos, es válido aclarar la necesidad de aplicar con mayor entereza la reciprocidad de deberes de los hijos hacia los padres, establecido por normas jurídicas en el artículo 84 que establece: que los hijos están obligados a respetar, considerar y ayudar a sus padres, y mientras estén bajo su patria potestad a obedecerlos.

“A pesar que estas normas están jurídicamente establecidas, hoy se realiza un proceso de revisión y reactualización de un nuevo Proyecto del Código de Familia de Cuba, pues si bien hay artículos que amparan la protección hacia la ancianidad, se necesita a urgencias una amplitud en sus artículos en cuanto referencia guarda, no solo con las relaciones paterno-filiales, sino de los menores hijos a sus padres cuando llegan a esa etapa de la vida, y que la norma legal cubana previo oportunamente en el momento en que necesiten de apoyo, valor, consideración y amor”.

“Desde una perspectiva de Género en esa función sobreprotectora de los padres hacia los hijos provoca que en un futuro los padres se sobrecarguen de determinados responsabilidades y los hijos no valoren, ni aprecien en el proceso de ancianidad la necesidad de ayudar y compartir las tareas de la familia por todos en general, sin sobrecargar de responsabilidades a estos adultos mayores”.

La también Diplomada en Género, Derecho y Familia resaltó el tratamiento jurídico a los conflictos que se establecen a nivel de familia es un tema hoy recurrente en las Salas de Familias que existen en cada provincia bajo el amparo del Código de Familia vigente.

“Estos espacios motivados al análisis de conflictos familiares se han abierto además a los temas relacionados con la Violencia de Género en la familia, pero no tiene una mayor presencia de temas relacionados con la Violencia Psicológica en el adulto mayor, debido a su escasa visibilización y reconocimiento social como problema que hoy forma parte también de conflictos que se suceden al interior de algunas familias”.

“La norma jurídica está hoy despojada de determinadas acciones que pudieran realizarse mientras si se protegen otras normas y valores sociales que están fundamentados en otros principios contenidos en otras leyes, reglamentos y acciones institucionales que si ponderan la necesidad de cubrir esa acción con el adulto mayor”.

“En ese sentido el país de forma general teniendo en cuenta y ajustándose a la realidad demográfica del acelerado envejecimiento poblacional, ha habilitado la ley de seguridad social con un acápite especial para la asistencia social con beneficios como los derechos de pensiones y alimenticios, así como también el aumento monetario por jubilación y el pruliempleo que disminuye la dependencia económica de ese grupo etáreo en los adultos mayores activos teniendo en cuenta los niveles de esperanza de vida que en Las Tunas oscila en los 74, y los 80 las féminas”.

“La Violencia Psicológica en el Adulto Mayor como es menos perceptible, en ocasiones los propios ancianos no acuden a los procedimiento legales por cuidar a su miembro familiar, y justifican las acciones inapropiadas, también hoy urge de mayor preparación el personal de instrucción para detectar determinadas secuencias de hechos que indique una afectación emocional”.

“Aunque existen otros tipos de delitos recogidos en el código penal que en ocasiones se ajustan a determinadas manifestaciones de la Violencia Psicológica como las amenazas y las difamaciones, que son sancionables por la ley”.

El envejecimiento población constituye un enorme reto a partir de las relaciones sociales, en tanto demanda una especial atención de esta problemática en las leyes civiles, las instituciones médicas y la comunidad.

La realidad debe ser otra, urge el cambio, convivimos y nos hacemos partícipes de esos actos en las prácticas familiares de sociabilización, que son un problema representativo, pues la falta de comunicación entre los miembros de la familia, la indiferencia, la humillación, el maltrato verbal, el silencio, nos hace autores también de la culpabilidad en ese mal que se ramifica en las familias y trascienden en la herencia patriarcal de la sociedad cubana, que hoy busca una cultura de paz y bienestar.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


− 8 = uno