Un rey del timón

Norbelio Castillo RuizLas Tunas.- Un viaje seguro, en un entorno agradable, con la cortesía y profesionalidad de quien ama lo suyo, distingue al ómnibus 1655 en la ruta Las Tunas-Habana.

Norbelio Castillo Ruiz, uno de sus chóferes, se siente realizado desde hace 27 años porque práctica el oficio que más lo apasiona y en los últimos ocho años ha podido desarrollarlo a plenitud como parte de la Unidad Empresarial de Base Ómnibus Nacionales Las Tunas (UEB), antes Empresa ASTRO.

Esta provincia del oriente cubano cuenta con él, uno de los chóferes más diestros de la Empresa de Ómnibus Nacionales, quien hace pocos días demostró su vocación por el timón en el Encuentro de Destreza y Habilidades de dicha entidad, desarrollado en la provincia de Santi Spíritus.

Castillo obtuvo el primer lugar en la competencia a la que acudieron los mejores chóferes de la empresa en el país y ratificó su experiencia y conocimientos en el timón, porque además es chófer instructor de la UEB de Las Tunas.

“Desde el 2008 comencé a participar en las competencias a nivel de base, de la región centro oeste y nacionales. Esta vez hicimos varias pruebas, tanto teórica como siete prácticas.

“Son cosas que le gusta a uno, son cosas del oficio y cuando uno está enamorado del oficio trata de hacerlo todos los días mejor. Tratar de llevar a los viajeros dormidos, descansando, sin sobresaltos.

“Hago  los viajes de noche y siempre tengo mucho cuidado con los animales sueltos en la vía, los carretones oscuros, los tractores, en los cruces de carros, por eso nunca he tenido accidentes”.

¿Cuáles son los principios que debe hacer prevalecer un chofer cuando está frente a un timón?

Sobre todo mantener la atención al vehículo y a la vía, manejar a la defensiva, nunca dejarse provocar por otro que venga incitando a competir; déjalo que se vaya, solamente protege tu vida y la de los viajeros.

El carro 1655 es uno de los mejores acondicionados en la UEB Las Tunas ¿Cómo lo logran?

Es cierto, cuando terminamos el viaje casi siempre los viajeros nos felicitan. Tratamos de mantener la higiene y el confort del carro, respetamos los horarios y las paradas. Aportamos de nuestro bolsillo también, pero lo retribuye el reconocimiento de los viajeros cuando suben a bordo. Nosotros somos, como se dice, esclavos del ómnibus para mantener una buena calidad en los servicios.

¿Y la familia qué dice cuando lo ve salir cada día?

La familia ya está adaptada porque son muchos los años en esta labor; están conscientes, relajados, porque saben la experiencia que tenemos en la carretera; al principio sí se preocupaban, pero ya están más confiados porque saben que nosotros llegamos y siempre regresamos, y salimos con el carro listo para que no dé fallo.

¿Cuándo está manejando en qué piensa Norbelio?

En ir atento porque tengo que manejar por mí y los que están en la vía y es la única seguridad que tengo de cuidar mi vida y la de los pasajeros.

Usted también tiene un colega que lo acompaña en los viajes y es muy profesional en el timón

Sí, Onelpis Figueredo Hernández, Chicho, es mi compañero de guagua, pero en lo personal somos como hermanos; vivimos cerca uno del otro, siempre andamos juntos, nuestras familias se quieren como tal; hacemos actividades, nos visitamos y nos queremos como una sola familia.

Norbelio Castillo Ruiz es un hombre sencillo, que transparenta humildad en cada palabra, e infinitamente enamorado de lo que hace; quienes tienen la suerte de viajar en el ómnibus 1655 de la Unidad Empresarial de Base Ómnibus Nacionales Las Tunas conocen su profesionalidad y destreza, porque simplemente es un rey del timón.
/mdn/

Artículos relacionados

Jorge Luis Capote: “Que no falte el agua depende en parte de mí”

Esnilda Romero Mañas

Adrián Fernández: “Yo conozco mi trabajo como árbitro y trato de hacerlo bien en la cancha”

Gretel Yanet Tamayo Velázquez

Carlos Alberto y su vocación de servir

Luisa Elena Rivera Cubelo

Escribir Comentario