Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Opinión > Derechos humanos, patrimonio de la sociedad cubana

Derechos humanos, patrimonio de la sociedad cubana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Los derechos humanos, en el caso de Cuba, son patrimonio de toda la sociedad en la que cada hombre, mujer, niño o anciano, disfrutan de plena igualdad y sin distinción de raza, sexo, discapacidad o creencias religiosas.

La Revolución del primero de enero de 1959 ha impulsado, a lo largo de más de medio siglo, proyectos e iniciativas para lograr la integración plena de todos los sectores sociales.

El próximo 10 de diciembre se cumplen 65 años en que, por Resolución de la Organizaciones de Naciones Unidas (ONU), se creó el Día de los Derechos Humanos, fecha a la cual Cuba le rinde tributo con su gigante obra en beneficio de la sociedad.

Reflejo de esto, fue la creación el 14 de marzo de 1980 de la Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores, que agrupa en el país a más de 74 mil ciudadanos con discapacidades permanentes en una o varias extremidades.

Ejemplos, entre los múltiples logros de los cuales disfruta este segmento de la sociedad, son la protección a la salud, el derecho a la educación y al trabajo al tener en cuenta la discapacidad y la incorporación al deporte, la cultura y las investigaciones.

Derechos humanosEn ese sentido, las diferentes asociaciones disponen de talleres especializados para el desarrollo de distintas labores, cursos de auto validación y artes manuales, actividades culturales y giras a sitios de importancia histórica.

A pesar de las limitaciones ocasionadas por el bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por los Estados Unidos contra Cuba, el gobierno de la isla invierte cuantiosos recursos en la obtención de medicamentos, prótesis, sillas de ruedas, bastones y otros recursos destinados a la atención de esas personas.

Ante los ojos del mundo está también el hecho de que muchos discapacitados integran equipos nacionales de diferentes disciplinas deportivas y asisten a juegos paralímpicos y parapanamericanos, en los cuales varias de sus figuras se han alzado con títulos de oro.

Yanelis Silva, atleta discapacitada, multicampeona nacional y parapanamericana de tenis de mesa, es una de las muestras más concretas de la calidad de vida brindada por la Revolución a los limitados físico-motores.

En la isla caribeña se impulsan terapias alternativas para la atención a infantes con parálisis cerebral, autismo, Síndrome de Down y otras patologías que tienen, entre sus secuelas, el retraso mental y la invalidez total o parcial.

Salud y educación gratuitas, programas de vacunación, atención primaria y superación profesional, ayudas gubernamentales para sectores vulnerables como los adultos mayores y los niños sin amparo filial, sobresalen entre los derechos conquistados desde el triunfo de enero de 1959.

¿Y con qué razón gobiernos como el de los Estados Unidos cuestionan la labor del gobierno cubano en darle a su sociedad el derecho pleno de disfrutar de todo aquello que contribuya al mejoramiento de la calidad de vida y formación de cada uno de los ciudadanos?

Los derechos humanos alcanzados en Cuba cumplen aquella célebre frase del Héroe Nacional José Martí: “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. (Agencia Cubana de Noticias)

/yrn/

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno + 5 =