Las Tunas, Cuba. Sábado 21 de Abril de 2018
Home > Especiales > Lecturas > La Villa Azul de los Molinos

La Villa Azul de los Molinos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page
Avenida Libertad

Avenida Libertad.

La ciudad de Puerto Padre fue fundada en 1851, época en que la región tenía su desenvolvimiento y riqueza de los ingenios.

Existe una leyenda sobre el origen de su nombre vinculada con el gran Almirante Cristóbal Colón, cuando al navegar por aguas cercanas al sitio, un marinero, deslumbrado por la belleza que la naturaleza desplegaba ante sus ojos, le dijo a un sacerdote: ¡Qué puerto, padre!. Sin embargo, los historiadores aseguran que en las carabelas no viajaba ningún cura.

Otra hipótesis sobre el nombre de la localidad está en el naufragio de un padre en las costas de la bahía, o la polémica idea de que el nombre deriva de San Salvador, primer sitio visitado por el Almirante en Cuba.

Iglesia San José

Iglesia San José.

En 1898, durante la intervención americana que se estableció al cesar España en su dominio, el gobernador militar norteamericano del distrito de Holguín, en atención al número de sus habitantes y la magnífica posición geográfica y estratégica de la bahía, creó su ayuntamiento, habilitó su puerto para la importación y exportación con aduana, correos y demás servicios públicos de administración.

La Villa Azul de los Molinos, como se le conoce a Puerto Padre, se destaca por su producción agropecuaria, el turismo y sus arraigos culturales y el epíteto está motivado quizás por la azulada tonalidad de su mar y de su cielo y en virtud del gran número de esos aparatos de viento que funcionaban en la comarca y su economía de Puerto Padre se basa en la agricultura destinada a apoyar las producciones de la industria azucarera y sus derivados, principalmente.

El máximo exponente de la industria es el central Antonio Guiteras, enclavado en la localidad de Delicias, mayor productor de azúcar crudo del país.

El patrimonio del municipio cuenta con una importante colección de piezas aborígenes, entre las más valiosas del país. Esas piezas denotan la cultura material y espiritual de estos aborígenes.

Tierra rica en cultura y tradiciones, hoy Puerto Padre mantiene su historia por la entereza de sus hijos, que no descansan en el afán de desarrollo en todos los campos del saber humano, y cada día se refuerza más su sobrenombre de Villa Azul de los Molinos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Miguel Díaz Nápoles

Periodista, fotorreportero, realizador de radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación. Su pasión profesional va de las imágenes a la palabra hablada y escrita. Cuando nadie lo ve escribe versos para luego regalarlos envueltos en flores. Vivió en África tras la huella de los médicos cubanos por los pobres de este mundo y trabajó por más de un año como editor de contenido en TeleSur, en la sede central de Caracas. El canal multiestatal es su mejor escuela, su mejor historia. Se hizo periodista para luchar junto a Cuba y a multiplicar las voces de los desposeídos en el mundo. Siente orgullo por vivir en un país libre y haber ayudado a la causa de la Revolución bolivariana. Para él, Tiempo21 es otra de las grandes historias de su vida, de sus grandes pasiones. Ama a sus hijos y a su familia, su gran sustento, su gran verdad. Blog: http://migueldnet.blogspot.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


tres × = 21