Las Tunas

Completa Las Tunas programa anual de reforestación

ViveroLas Tunas.- Los trabajadores forestales y otras fuerzas responsabilizadas con la arborización de la provincia de Las Tunas completaron ya la siembra de las cerca de mil 700 hectáreas previstas para el presente año, y ahora continúan plantando con vistas a reforestar una mayor superficie.

Para alcanzar anticipadamente la meta, hubo que superar los atrasos ocasionados por la sequía y aprovechar bien las lluvias que llegaron en septiembre, parte final del período lluvioso.

Esto, a su vez, fue posible porque la adecuada labor en los viveros permitió disponer de tres millones 720 mil posturas, cifra superior a la planificada, y posibilitó seleccionar entre esas plántulas las que mostraban mayores potencialidades para sobrevivir y desarrollarse.

La Jefatura Provincial del Servicio Estatal Forestal (SEF), adscrito al Ministerio de la Agricultura (Minag), informó que desde enero a la fecha también se repoblaron 66 hectáreas de fajas hidrorreguladoras y 100 destinadas a crear mejores condiciones defensivas por si hubiera que enfrentar una agresión imperialista.

Igualmente, y acorde con la estrategia medioambiental de Cuba respecto a la protección y recuperación de las zonas costeras, este año en Las Tunas se han sembrado 100 hectáreas de mangle, el 73 por ciento de la variedad rojo, y el resto de la denominada yana.

Junto a los silvícolas, también contribuyeron al cumplimiento de los planes los trabajadores de las demás empresas agropecuarias, en especial las de Flora y Fauna y Labiofam; los integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y el Ministerio del Interior (Minint), apoyados por diversos sectores de la población.

Según la ingeniera Osleidys Seoane Richardson, jefa del SEF en este territorio, los silvicultores tuneros combinan la siembra de árboles de rápido crecimiento con la de los de alto valor económico.

Seoane Richardson dijo en esta ciudad, capital de la provincia de igual nombre, 690 kilómetros al este de La Habana, que los trabajadores forestales laboran en el manejo de los bosques ya establecidos para aprovechar la regeneración natural y garantizar el adecuado desarrollo de la floresta, por medio de la poda, el raleo y otras acciones culturales.

Actualmente Las Tunas cuenta con un área boscosa equivalente al 17,39 por ciento de su superficie total, lo que la ubica entre las provincias cubanas más deforestadas.

De acuerdo con el programa concebido, en 2015 esa proporción debe elevarse al 18,4 por ciento, pero implica un mayor ritmo de siembra, de logros y supervivencia.

Hasta ahora el programa de plantaciones se ha visto obstaculizado por la escasez de maquinarias, combustible y otros recursos, pues la mayorías de las zonas de establecimiento de nuevas arboledas se hallan invadidas por el marabú, un arbusto invasor que es preciso desbrozar de forma mecanizada.

Aunque en cierta medida la supervivencia y el desarrollo de las plantas dependen de factores naturales, como la humedad, la temperatura ambiente y la calidad de los suelos, también influye sobremanera el comportamiento humano, desde la selección de las semillas y del tipo de terreno en que se sembrarán las distintas especies, hasta el manejo de las plantaciones, su aprovechamiento y cuidado.

Por ser la provincia de Cuba donde menos llueve, contar con suelos muy degradados y basar su economía principalmente en la agricultura, Las Tunas necesita incrementar sus bosques, pero aun así continuará entre los territorios del país con menor manto boscoso, en comparación con su extensión territorial, pues es una de las regiones cubanas que más azúcar aporta a la nación y una de las más implicadas en la producción de alimentos agrícolas.

Esto hace que el fomento forestal no tenga acá la misma prioridad que en otras zonas donde los bosques han adquirido una determinante importancia económica y social.

Atendiendo a tradiciones y a la estrategia nacional, desde hace tiempo los suelos tuneros se destinan, fundamentalmente, a los cultivos varios, la caña de azúcar y la ganadería, mientras los árboles ocupan las áreas donde ya existían bosques naturales o las tierras no comprometidas con los principales proyectos de desarrollo socioeconómico.
/mdn/

Artículos relacionados

Dona organización estadounidense sillas de ruedas a discapacitados de Las Tunas

Adalys Ray Haynes

Recuerdan aniversario de la Comandancia de San Joaquín

Yeisnel Vázquez

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


+ dos = 11