Las Tunas, Cuba. Viernes 27 de Abril de 2018
Home > Opinión > Las Tunas ¿capital de la escultura cubana?

Las Tunas ¿capital de la escultura cubana?

Esculturas en Las TunasLas Tunas.- Hace unos años, nadie dudaba de que esta ciudad era la capital de la escultura cubana, un título legado por la gran Rita Longa y el movimiento escultórico que nacía en la joven provincia Las Tunas, en 1977.

En aquellos tiempos, cuando la provincia surgía como otras del oriente cubano, el entusiasmo era la característica fundamental de todos aquellos que deseaban hacer crecer y desarrollar a la capital provincial de Las Tunas y las esculturas fueron floreciendo por doquier, para darle un toque de distinción a esta urbe que es orgullo de los tuneros.

Mas, si esta ciudad ha ido desarrollándose, ¿por qué se ha quedado atrás en la vida escultural, que tanta gloria le ha dado al llamado Balcón del Oriente cubano, aun cuando las obras tridimensionales siguen ahí, desafiando el paso del tiempo?

Nadie puede negar que esta ciudad ha perdido la esencia del movimiento escultórico que una vez le dio aliento y virtudes indiscutibles. Y es una paradoja porque siguen existiendo buenos escultores, e incluso, son muchos más que en los años 70 y 80 del pasado siglo, cuando las más grandes personalidades de esa especialidad se daban una vuelta por acá, algo que también se ha perdido.

Entonces, si existe un movimiento escultórico fuerte, ¿por qué el notable descenso en tan particular cuestión?

Algunos, y hasta muchos, pueden pensar y asegurar que Las Tunas sigue siendo la capital de la escultura, pero ¿sobre la base de qué argumentos?

Ahora mismo no existen los eventos que caractericen a la ciudad con ese título, porque la Bienal de esculturas, que fue el más representativo, ha decaído tanto que apenas se tiene en cuenta porque se ha convertido en un evento más, con más penas que glorias, y son contados los escultores de renombre que llegan hasta acá.

Ha sido hasta penoso, que esculturas donadas por artistas de la plástica foráneos se hayan pasado meses sin instalarlas, tiradas a un lado, después de terminadas las bienales, algo muy desagradable.

¿Y qué decir de las que están, muchas de ellas deterioradas por el tiempo y sin una restauración seria y responsable? ¿Por qué?

Por otra parte, si hablamos de los espacios, prácticamente la ciudad no tiene una galería de lujo, que incite e invite a los escultores a exponer y eso desestimula y frena.

Tampoco existen proyecciones para incrementar la cantidad de obras emblemáticas, y nombres como El Cucalambé, Guillermo Vidal y Gilberto E. Rodríguez, por solo mencionar algunos, aun no cuentan con sus imágenes para el público, porque aunque existen tres excelentes bustos de ellos, ha sido muy difícil lograr el espacio para mostrarlos, y el que se decidió como Parque de los Escritores, ya no lo va a hacer, porque lo han transformado tanto para mal, que los dueños de las obras no quieren ese lugar para instalar sus trabajos, y con razón.

No basta con tener decenas de esculturas instaladas en varios lugares, porque eso lo tienen otras ciudades como Bayamo, Santiago de Cuba, Camagüey, que en estos momentos cuentan, además, con excelentes eventos, en los que se reúnen reconocidos escultores, y le disputan el título de capital a esta ciudad, y lo ganan por mucho.

Es un poco subjetivo y hasta difícil, afirmar que Las Tunas ya no es la capital de la escultura cubana, porque incluso, es un título que rinde homenaje a Rita Longa, que vivió aquí, que hizo parte de su obra aquí, y respiró por los pulmones de esta urbe.

Pero que nadie se engañe, aun sin el título, cualquier otra ciudad de Cuba puede tenerlo en esencia, aunque no se diga, y eso es lo más importante, lo que se hace para mantener una idea, un proyecto, un sueño que una vez nació aquí mismo y hoy amenaza con desvanecerse. Esa es la cuestión.

Sobre Miguel Díaz Nápoles

Periodista, fotorreportero, realizador de radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación. Su pasión profesional va de las imágenes a la palabra hablada y escrita. Cuando nadie lo ve escribe versos para luego regalarlos envueltos en flores. Vivió en África tras la huella de los médicos cubanos por los pobres de este mundo y trabajó por más de un año como editor de contenido en TeleSur, en la sede central de Caracas. El canal multiestatal es su mejor escuela, su mejor historia. Se hizo periodista para luchar junto a Cuba y a multiplicar las voces de los desposeídos en el mundo. Siente orgullo por vivir en un país libre y haber ayudado a la causa de la Revolución bolivariana. Para él, Tiempo21 es otra de las grandes historias de su vida, de sus grandes pasiones. Ama a sus hijos y a su familia, su gran sustento, su gran verdad. Blog: http://migueldnet.blogspot.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*