Las Tunas, Cuba. Miércoles 23 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Talón de Aquiles en la contratación al sector no estatal

Talón de Aquiles en la contratación al sector no estatal

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Trabajo por cuentapropiaLa comercialización de productos y servicios entre cuentapropistas, cooperativas y empresas estatales aún no constituye práctica habitual, a pesar del llamado de la máxima dirección del país de potenciar esos vínculos de trabajo.

Existen normativas que aprueban la contratación de las nuevas formas de gestión, pero algunos cooperativistas y trabajadores por cuenta propia dicen sentir cierto rechazo por determinadas entidades e instituciones.

Tal es el caso del habanero Víctor Cortina, quien luego de su jubilación comenzó a producir materiales decorativos, en lo fundamental, para venderlos a particulares, pues aunque ha realizado contratos con empresas, no ha sido lo más común.

“El trabajo con el sector estatal resulta más factible, dado que facilitan los recursos necesarios, pero la experiencia es reducida. Quizás mis servicios no son de su interés o prevalece el temor a partir de la imagen poco favorable sobre los cuentapropistas años atrás”, dijo.

Confiesa que antes de dedicarse a esta labor también tenía prejuicios, pero ha podido corroborar valores y méritos tanto en ese sector como en el del Estado.

“La experiencia de haber trabajado durante muchos años conduce a la disciplina y debe ser garantía a valorar”, señala Cortina, quien materializó en su taller la primera sección sindical no estatal del ramo de la construcción en la provincia de La Habana, y la segunda del país.

Tales preocupaciones también las comparte Lázaro Martínez López, pues según él, “muchas empresas aún no reconocen en los cuentapropistas una fuerza laboral importante”, y rehúsan consultar con aquellas personas de quienes han tenido la oportunidad de constatar la validez de sus servicios.

Hoy Martínez López tiene convenios con la Dirección de Obras y Mantenimiento de la Universidad de La Habana, la que demuestra, con la contratación de alrededor de 20 servicios a privados, la aprobación de esa forma de empleo.

Arístides Limonada, jefe del Departamento de Mantenimiento Constructivo del propio centro, comenta que a fines del año pasado comenzaron el trabajo con el giro privado, pues necesitaban acometer diversas acciones y las empresas estatales tenían muchos compromisos.

“Ahora, por ejemplo, contamos con algunos cuentapropistas en el mantenimiento de equipos docentes de investigación, tarea de gran importancia”, subraya.

Añade que, en comparación con las brigadas dedicadas a esos oficios, la calidad es mucho mayor, porque la nueva forma de gestión se empeña en realizar un buen servicio en aras de garantizar futuros contratos.

Otra entidad dispuesta a potenciar las relaciones con el sector no estatal es el Grupo de Inversiones Viales y Coordinador de Redes Técnicas, de la Dirección Provincial de Transporte de la capital.

Carolina Rodríguez Sánchez, su subdirectora, considera que la ciudad tiene “un gran deterioro de aceras y calles, y el aporte de esas fuerzas laborales ayudaría a cortar el tiempo de las reparaciones, aunque en la práctica hemos corroborado la necesidad de capacitarlas primero antes de ejecutar el mantenimiento de viales”, comentó.

“Por ahora, pretendemos integrarlas a la restauración de aceras, otorgándole los recursos, siempre y cuando ninguna empresa estatal pueda realizar esa actividad”, remarcó Alexis Casal, jefe del departamento de redes técnicas, quien señaló el interés por sumar a tales fines a las nuevas cooperativas a partir de sus beneficios jurídicos.

Precisamente, Lázaro Martínez López y Víctor Cortina aspiran a trabajar mediante esa forma de gestión, con el objetivo de que fluyan mejor los acuerdos con las empresas estatales.

Y, ¿tener personalidad jurídica abrirá las puertas?

Manuel Alain Gómez Milanés, cooperativista desde el primero de julio de este año, reconoce que aunque es experiencia nueva para el país, donde la ley regula los convenios de colaboración entre ellos y las entidades, algunos ministerios frenan el proceso y dicen esperar por una orientación.

“Mientras tanto, dificultan la posibilidad de contratar nuestros servicios, sin reconocer la personalidad jurídica que tenemos”, refiere.

Considera que los procesos de licitación deben ampliarse en aras de que las obras las ejecuten quienes ofrezcan una propuesta más atractiva en cuanto a tiempo, precio y calidad, ya sea una empresa estatal, cooperativa o trabajador por cuenta propia.

En la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en julio pasado, Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente del Consejo de Ministros, insistió en que no se debe limitar a quienes gestionan la propiedad bajo fórmulas no estatales. El razonamiento es obtener los recursos en el país antes de importarlos. (Agencia Cubana de Noticias)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


8 × = sesenta cuatro