• Portada
  • Especiales
  • Historia
  • A 55 años de su asesinato por esbirros de la dictadura batistiana | Machaco, ejemplar conducta revolucionaria y valor sin límites
Historia

A 55 años de su asesinato por esbirros de la dictadura batistiana | Machaco, ejemplar conducta revolucionaria y valor sin límites

Ángel Ameijeiras Delgado (Machaco), combatiente de de la Revolución cubana
Ángel Ameijeiras Delgado (Machaco), combatiente de de la Revolución cubana

“La estirpe de los Ameijeiras es un ejemplo conmovedor de heroísmo que recuerda la familia de los Maceo”, dijo en una oportunidad el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, al referirse a la heroica trayectoria de lucha de los hermanos Gustavo, Ángel, Efigenio y Juan Manuel Ameijeiras, nacidos del matrimonio entre el español Manuel Ameijeiras y la cubana María de las Angustias Delgado en el batey del central Chaparra, entonces perteneciente al oriental término municipal de Puerto Padre y hoy cabecera del municipio de Jesús Menéndez, en la provincia de Las Tunas.

Precisamente este 8 de noviembre se cumplen 55 años del asesinato de uno de esos revolucionarios, Ángel (Machaco) Ameijeiras Delgado, quien al igual que sus hermanos Gustavo y Juan Manuel ofrendó su vida por la causa de la liberación de la Patria del yugo opresor a que era sometida, en la década de los años 50 del pasado siglo, por el dictador Fulgencio Batista.

(Efigenio, el único sobreviviente de aquel cuarteto de valientes, fue uno de los expedicionarios que acompañaron a Fidel en el yate Granma, alcanzó los grados de comandante en la Sierra Maestra y de general luego del triunfo de la Revolución. Tuvo importantes participaciones en la histórica batalla de Playa Girón y en misiones internacionalistas, entre otras tareas revolucionarias).

Según los historiadores que han estudiado la trayectoria de esta ejemplar familia, recogida en parte en la enciclopedia digital cubana EcuRed, Machaco, nacido el 2 de agosto de 1925, fue un niño inquieto, travieso, que correteaba mucho y jugaba con sus hermanos bajo la sombra de un cocotero y un flamboyán plantados en el patio de la casa en su natal Chaparra, pero desde joven resultó muy responsable en el cumplimiento de sus deberes con el hogar, la familia y el trabajo.

En su temprana vinculación a las actividades revolucionarias del Movimiento 26 de Julio destaca su participación sobresaliente en la edición y distribución por todo el país de “La historia me absolverá”, nombre con el que se conoce el formidable alegato de Fidel Castro en el juicio que se realizó en Santiago de Cuba a los asaltantes al cuartel Moncada, devenido luego programa de la Revolución.

Con un auto alquilado, Machaco desempeñó junto a la heroína del Moncada Haydée Santamaría un papel primordial al trasladar y distribuir en la parte oriental del país el importante documento histórico, cuya lectura fue fundamental para la posterior incorporación a la lucha de muchos combatientes revolucionarios.

Sus actividades revolucionarias condujeron a Ángel a la prisión junto a su hermano Gustavo y otros combatientes de la clandestinidad. Liberado en febrero de 1958, se incorpora inmediatamente a los preparativos de la programada Huelga del 9 de Abril, y ejecuta diversas acciones revolucionarias junto a miembros del Partido Socialista Popular, entre ellas la interrupción del tránsito en un tramo de la carretera central.

Luego del fracaso de la Huelga y la muerte de Sergio González (El Curita), Machaco asume el cargo de Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio en La Habana, organiza y participa en acciones como los atentados a la emisora CNC y la voladura de tuberías del acueducto y ejecuta otras diversas tareas encaminadas a entorpecer la farsa electoral que pretende dar un viso democrático al régimen de Fulgencio Batista.

En medio de esta intensa actividad clandestina, como resultado de una delación, fue acorralado por fuerzas de la tiranía en un apartamento ubicado en Goicuría y O´Farrill, en el reparto capitalino Santos Suárez, junto a su mujer Norma Porras y los también combatientes clandestinos Rogelio Perea (Rogito) y Pedro Gutiérrez.

Luego de una ejemplar resistencia y en desigual combate contra fuerzas muy superiores que se prolongó por más de cuatro horas, sólo queda con vida Norma, que estaba herida y en estado de gestación, mientras los tres combatientes, sin municiones y heridos, son asesinados.

Al enterarse de este heroico acontecimiento, el Comandante en Jefe Fidel Castro emitió desde la Sierra Maestra una orden militar en los siguientes términos:

“Se asciende al grado de Comandante, al capitán de Milicias Ángel Ameijeiras, que cayó combatiendo heroicamente frente a los esbirros de la dictadura. En homenaje a su ejemplar conducta de revolucionario, a su incansable espíritu de lucha, su valor sin límites y el heroísmo con que se batió con las fuerzas mercenarias del tirano, sin importarle el número de enemigos, prefiriendo morir antes que deponer las armas, el Ejército Rebelde le concede el grado de Comandante, que es el más alto de nuestra jerarquía militar”.

Artículos relacionados

Potrero Hormiguero, símbolo de Las Tunas

Tania Ramirez

Gema Carbonell, una joya de la lucha revolucionaria en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Las Tunas, orgullosa de su historia desde el 10 de octubre de 1868

Ordey Díaz Escalona

Enviar Comentario


+ 6 = nueve