Las Tunas, Cuba. Viernes 24 de Noviembre de 2017
Home > Amistad Italia - Cuba > Gildo y sus ansias por Cuba

Gildo y sus ansias por Cuba

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- Gildo Caími es un italiano que se cataloga como un furibundo amante de Cuba y su Revolución, y como secretario del Círculo de solidaridad de Brugherio, e integrante de la Brigada de Trabajo Voluntario Giovanni Ardizzone, de la Región de Lombardía, viene todos los años a la oriental provincia de Las Tunas desde hace cinco lustros.

Por estos días, Gildo se encuentra en este territorio, con varios integrantes de su círculo de solidaridad, y converso con él en la Universidad de Ciencias Médicas Zoilo Marinello, en un momento de espera para participar en un debate del Coloquio Cinco por Los Cinco, desarrollado aquí durante tres días.

-Buenos días, Gildo, soy periodista de Radio Victoria, de su edición en Internet, Tiempo21.

-¡Ah! Radio Victoria, la he escuchado en mis visitas a esta provincia, un placer.

-El placer es mío –le digo y nos estrechamos la mano, y siento la fuerza de su amor por Cuba, y me detengo en el azul de sus ojos, en su bigote blanco, como el pelo, en su forma de hablar, pausado, en un español entendible perfectamente, aun cuando algunas palabras las pronuncia en italiano.

-¿Qué lo lleva a usted a esta hermandad con Cuba?

Sonríe feliz, y sus ojos le brillan mientras busca las palabras exactas.

-Mi amistad por Cuba viene de mucho tiempo atrás, porque la Asociación de Amistad Italia-Cuba fue creada en el año 1961, y a partir de entonces se han hecho muchas actividades en solidaridad con este país, y cada provincia de Italia está hermanada con una provincia de Cuba, y a Lombardía, mi región, le tocó hermanarse con Las Tunas, y desde hace 15 años hacemos proyectos, acciones de solidaridad, brigadas de trabajo voluntario que han laborado en escuelas, hospitales, hogares de ancianos.

-Usted pertenece a la brigada Giovanni Ardizzone.

-Sí, con la brigada he venido a Cuba durante los 15 años de fundada, y en marzo último fui el jefe de la edición que vino, y trabajamos en escuelas y centros culturales, fundamentalmente.

-¿Qué lo ha llevado a hermanarse con la causa de Los Cinco?

-La causa de Los Cinco es una parte de nuestra solidaridad y amistad con Cuba, porque sabemos que es una injusticia del gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, y nosotros hemos decidido hacer una campaña fuerte, y cada ciudad de la Región de Lombardía realiza actividades para reclamar su libertad y denunciar la injusticia.

-¿Cómo se maneja el caso de Los Cinco por la prensa italiana y de Europa?

– No se habla y cuando se habla se dice que Los Cinco son culpables, porque los medios están aliados a los Estados Unidos. Nuestra Asociación tiene un periódico y ahí publicamos artículos y materiales relacionados con Los Cinco Héroes, y lo hacemos en toda la provincia de Lombardía.

-Antes de venir a Cuba, hace ya 15 años, cuál era la visión que tenía sobre este país?

-Yo siempre fui del movimiento estudiantil del año 68, cuando Italia tenía una revolución cultural, y ante cada injusticia contra cualquier país nosotros salíamos a las calles y hacíamos manifestaciones, y siempre tuvimos a Cuba en la mirada, porque sabíamos del bloqueo y de las agresiones de los Estados Unidos, del secuestro del niño Elián González, y vamos a seguir la lucha porque esa es la tarea política que tenemos.

-Hábleme de su primera juventud, ¿nació en Lombardía?

-Sí, nací en Lombardía, y en mi juventud siempre milité en el Partido Comunista, por lo que tengo una militancia de muchos años, seguíamos el ejemplo de la Unión Soviética, y cuando desapareció nos quedamos sin referencia, pero seguimos con nuestras propias ideas, con las plataformas del movimiento estudiantil, y cuando uno tiene una filiación de izquierda tiene muchas virtudes, como el valor de la vida, el valor humano, la solidaridad, la lucha contra cualquier injusticia.

-¿De qué le viene a usted el ser comunista?

Calla un instante y sonríe, y me mira como reprochándome por la ingenuidad de mi pregunta, y quizás se da cuenta de que no tengo por qué saberlo y su mirada se pierde en el tiempo, y hay ternura cuando habla de su padre.

-Eso me viene de mi padre, que siempre fue comunista. Desde la Segunda Guerra Mundial mi papá estaba en el Partido comunista. Por lo tanto mi educación, mi formación siempre fue de izquierda, porque mi padre siempre me decía que la sociedad necesitaba un Partido comunista fuerte para lograr un equilibrio y luchar contra el capitalismo y sus injusticias.

-Ahora que conoce Cuba tan bien, ¿qué opinión le merece este país?

Sus ojos le brillan y el azul se torna más intenso, y sus palabras brotan rápidas, como para no demorar una respuesta que le satisface grandemente.

-Si regreso constantemente es porque amo este país y a su gente, y lo defiendo como puedo, aunque sea poco porque somos pequeños, pero para nosotros eso es grande porque lo hacemos de corazón.

Y no dice más, y me mira como satisfecho por el diálogo, en el que ha podido expresar sus sentimientos, puros como sus ideas, esas que desde que era un jovencito, puso al descubierto para solidarizarse y luchar por los demás.

Gildo Caími es comunista por las enseñanzas de su padre, y desde aquellas manifestaciones estudiantiles de solidaridad con el pueblo cubano, sabía que un día llegaría a este país para quedarse en su corazón, y venir todos los años a Las Tunas, y compartir con el pueblo cubano, al que siempre ha admirado, y ahora, desde su posición de jubilado e integrante de la Asociación de amistad Italia-Cuba, apoya con todas sus fuerzas la causa de la Mayor de las Antillas, que es su propia causa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Miguel Díaz Nápoles

Periodista, fotorreportero, realizador de radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación. Su pasión profesional va de las imágenes a la palabra hablada y escrita. Cuando nadie lo ve escribe versos para luego regalarlos envueltos en flores. Vivió en África tras la huella de los médicos cubanos por los pobres de este mundo y trabajó por más de un año como editor de contenido en TeleSur, su mejor escuela, su mejor historia. Se hizo periodista para ayudar a empujar a su país y a multiplicar las voces de lo desposeídos. Siente orgullo por vivir en un país libre y haber ayudado a la causa de la Revolución bolivariana. Para él, Tiempo21 es otra de las grandes historias de su vida, de sus grandes pasiones. Ama a sus hijos y a su familia, su gran sustento, su gran verdad. dnapoles@enet.cu Blog: http://migueldnet.blogspot.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


1 × = seis