Las Tunas

A favor de los manglares

MSc Amado Luis Palma
MSc Amado Luis Palma
Las Tunas.- Los manglares constituyen la primera barrera de protección contra los fenómenos naturales que afectan la tierra firme y constituyen una reserva de valiosos recursos para la economía de la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros de La Habana. Por ello su protección, manejo y conservación deviene una de las directivas más importantes de la Delegación de Ciencia, Tecnología y Medio ambiente (CITMA) del territorio.

El especialista del CITMA, MSc. Amado Luis Palma Torres, reconoció que “de forma general los manglares tuneros tienen un alto grado de conservación, en especial en la costa sur de la provincia, aunque se han detectados lugares de alta contaminación ambiental en el norte, como es el caso de la Bahía de Puerto Padre-Chaparra”.

Asimismo, identificó zonas de extracción ilegal de corteza de mangle en el norte de los municipios de Puerto Padre y Jesús Menéndez, de tala ilícita de maderas en el norte de Manatí, así como de caza furtiva, la cual se genera a lo largo y ancho de la franja costera, tanto en el norte como en el sur de la provincia.

ManglarAl explicar las consecuencias de la depredación de los manglares para la estabilidad del sistema, Palma Torres dijo que “el manglar como región de transición entre el mar y la tierra es extremadamente frágil y todas aquellas actividades humanas que se realicen sin cumplir los mínimos requisitos técnicos, ponen en peligro su equilibrio”.

El también especialista en Gestión Ambiental destacó la extracción ilegal de corteza de mangle como una de las indisciplinas sociales más dañinas para el ecosistema. “lo ideal es que árbol se tale y se traslade a un acopiadero para aprovechar la corteza. Porque si se hace en su sistema, el mangle muere y se convierte en foco de enfermedades, que en un segundo momento contaminan a los otros árboles que están en pie, vivos”.

Destacó que se adoptan medidas para contrarrestar la depredación de los manglares, y le concedió la mayor importancia al trabajo conjunto de diversos organismos del territorio.

“El CITMA como organismo rector, por si solo, no puede resolver los problemas ambientales de la provincia. Por ello se precisa del apoyo de los compañeros de la Policía Nacional Revolucionaria, La Fiscalía General de la República, Inspección Pesquera y el Cuerpo de Guardabosques”.

Palma Torres agregó que la protección de los manglares “es una batalla de todos, porque los problemas ambientales, al final se convierten en problemas económicos. El hecho de destruir un ecosistema costero como el manglar compromete la producción de alimentos, ya que la salinidad invadiría los campos de cultivos y al final es una cadena que perjudica la vida de los habitantes de la provincia”.

Y destacó que una hectárea de mangle en su ciclo de vida adsorbe hasta 160 toneladas de dióxido de carbono, gas responsable del efecto invernadero, produce una tonelada de ostiones y se convierte en refugio durante los primeros ciclo de vida de más del 80 por ciento de las especies piscícolas de valor comercial.

En la provincia de Las Tunas, los manglares ocupan una superficie superior a las 16 mil hectáreas de bosques, pero si se consideran como ecosistemas, superan las 30 mil hectáreas.

Artículos relacionados

Dona organización estadounidense sillas de ruedas a discapacitados de Las Tunas

Adalys Ray Haynes

Recuerdan aniversario de la Comandancia de San Joaquín

Yeisnel Vázquez

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


uno × = 6