Las Tunas

Nuestra aún joven ciudad

Calle principal de Las TunasLas Tunas.- Ya tienes 217 años y vuelves a recordarme que el tiempo no perdona ni siquiera a las imperecederas como tú; otro año más de vida es realidad y San Jerónimo regresa en tu cumpleaños para decirnos que necesitas elixir porque muchos de tus hijos están tan atormentados que te olvidan, no perciben tu complicidad de cada jornada, mientras otros hacen de ti su antojo y capricho, y creen agradarte.

Los que te conocen desde hace mucho dicen que no eres la misma; algunos ven salud en tus ojos, otros quieren conocer el dulce de tu encanto; ese que abrazó aquí no solo a los foráneos.

El tunero saluda el rocío de la mañana con una estela de conflictos estallándole dentro y la bolsa tras el difícil pan nuestro de cada día.

Bien sabes que en tus calles la gente busca el paraíso prometido, entre una existencia cargada de aprietos y a pesar de eso creces de la manera más insospechada, porque todos necesitan nido, razones para vivir, y como madre auténtica abres las alas para abrazar en cada amanecer insospechados sueños.

Sobrevives como siempre, tierna y sencilla, aún con algunos trajes de supuesta modernidad; y quieres ser luz, después de demasiados años en sombras.

No importa el vestido que te cambien con frecuencia, si la talla es menor a la belleza natural de tu fisonomía; eres tú misma, ¡mi Tunas querida!, perfumada con la esencia de los de verdad, los que te aman a ultranza y no traicionan o despojan en tu nombre.

Enamoras con gracia a altaneros, llenas a los vacios, das refugio a los perdidos y motivos para quienes no persiguen metas.

¡Tunas mía!, mambisa, hija del empuje de los que te idolatraron y alzaron hacia el futuro con el sacrificio estallándole los brazos, borrando así las huellas de las cenizas de tu rostro; ahora ya no puedes seguir siendo la misma, todos ansían un nuevo horizonte, lo esperan aquí, junto a ti, y para lograrlo necesitas la sensibilidad y el amor profesado por los que vencieron la fuerza del fuego.

Queremos ver tu cabellera plateada iluminar la senda por la que tus primogénitos buscamos un destino; el final feliz de las historias de princesas, pero con el beso sincero en la frente.

Gilberto Rodríguez, Guillermo Vidal, Blanquita Becerra, Ramiro Duarte, Rafael Ferrero, y muchos otros de tus hijos de sangre y corazón te miran desde algún lugar y quieren verte sonreír, así como ellos pudieron ayudarte a hacerlo alguna vez.

El Dios del tiempo se marcha y los minutos escasean para el recuento, por eso solo me queda, ¡Las Tunas, amada tierra!, cantarte el ¡Feliz cumpleaños! por tus 217 años y pedir un deseo: que siempre estés joven, saludable y llena de luz para nosotros y los frutos que crecen y estén por llegar.

Artículos relacionados

Dona organización estadounidense sillas de ruedas a discapacitados de Las Tunas

Adalys Ray Haynes

Recuerdan aniversario de la Comandancia de San Joaquín

Yeisnel Vázquez

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


siete + = 8