Las Tunas, Cuba. Jueves 19 de Abril de 2018
Home > Especiales > Gente > El palacio donde Joan es príncipe

El palacio donde Joan es príncipe

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Joan Santiago VerdeciaLas Tunas, Cuba.- Joan Santiago Verdecia tiene 20 años y desde pequeño asume una existencia difícil que solo encuentra refugio cuando va tras el sueño de lo novedoso.

El sabor del sufrimiento bien lo conocen sus labios porque una serie de enfermedades crónicas mantienen su cuerpo muy vulnerable a recaídas y a penas le han permitido desarrollar sus potencialidades. Sin embargo, desde que terminó los estudios secundarios encontró abrigo y motivaciones en el Joven Club de Computación y Electrónica de la barriada de Alturas de Buenavista, en la ciudad de Las Tunas, donde reside.

“Ya soy operador de micro; aprendí de todo. El mundo de la informática es la cosa que yo domino siempre. Al principio no sabía, pero ya después le cogí la vuelta. Lo que más disfruto es la buena compañía, los profesores que me han tratado de maravilla y en la computadora aprender un poquito más. Yo hago de todo en la computadora”.

La existencia de Joan es compleja porque padece de asma, broncostasia, epilepsia, alergia y otras enfermedades que dificultan su inserción en la vida laboral. No obstante, se siente útil cada día porque en el Joven Club ya imparte clases a sus compañeros y es un miembro más de esa gran familia.

“Yo tengo de todo, pero ahí; sigo ahí en la lucha”.

Misaida Arias Pérez es una de las responsables del amor y apego que siente hoy Joan por el Joven Club; la instructora asegura que este joven tiene una inteligencia admirable.

“Sus abuelas han llegado hasta aquí y nos dicen que él por el tratamiento médico no tiene capacidad para nada, porque él es un niño que convulsiona. Pero ha pasado todos los cursos que hemos impartido y es un alumno excelente.

“He conversado con sus abuelas y les he dicho que no sé donde está su discapacidad porque todas las clases las asimila; no deja de venir, cuando se enferma llama para saber cómo está el Joven Club. Al llegar y no verlo ya estoy preocupada porque nunca falta y sé que algo le ha pasado.

“Joan nos muestra cada día que siempre podemos más, que podemos seguir luchando, que a veces tenemos problemas y creemos que el mundo se nos cae, pero cuando entramos al aula y vemos niños como él sentimos el gozo de ser profesora. Doy gracias a Dios que he podido llegar hasta aquí y ser su profesora”.

La vida mía es esa, dice Joan con un brillo especial en los ojos, que trasluce el infinito amor por su profe y el resto de los trabajadores y alumnos del Joven Club de Buenavista donde sueña a ser príncipe y lo logra.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × = 63