Las Tunas, Cuba. Jueves 17 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Historia > A ocho décadas de un hecho histórico poco conocido | La huelga de los 106 días de los obreros de Jobabo

A ocho décadas de un hecho histórico poco conocido | La huelga de los 106 días de los obreros de Jobabo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Resulta asombroso que haya sido tan poco divulgado en los medios de difusión masiva un hecho histórico de importancia ocurrido el pasado siglo en esta región del oriente cubano, al extremo de que es desconocido incluso por varios profesionales del territorio con los cuales intenté investigar al respecto.

Se trata de la gran huelga que desde finales de septiembre de 1933 y hasta los primeros días de enero de 1934 protagonizaron los obreros del central azucarero Jobabo y los campesinos de sus colonias cañeras en el batey y los campos aledaños a este poblado, entonces perteneciente a la antigua provincia de Oriente y actualmente cabecera de uno de los ocho municipios de la provincia de Las Tunas.

Sin embargo, pese a su escasa o casi nula divulgación en la provincia, mientras buscaba en la enciclopedia digital cubana (EcuRed) las principales efemérides del mes de septiembre, me llamó la atención un artículo sobre este suceso, que se dio en llamar “Huelga de los 106 días” debido a su duración, ya que comenzó el 26 de septiembre de 1933, hace hoy 80 años, y finalizó el 9 de enero de 1934.

El trabajo incluye datos provenientes de varias fuentes y autores, divulgados fundamentalmente en los periódicos Adelante y Las Noticias, de Santiago de Cuba, capital de la antigua provincia de Oriente hasta la división político-administrativa efectuada en 1976.

Entre los autores citados figuran el primer historiador del poblado de Jobabo, Manuel Arévalo Castro, el actual historiador Esteban Felipe Yero Rosales y la profesora de historia e investigadora cultural Belkis López Ramos, encargada de elaborar la historia del central azucarero allí enclavado.

Luego de leer el artículo publicado por EcuRed. conversar sobre su contenido con varios profesionales jobabenses que hoy trabajan y residen en la ciudad de Las Tunas, y comprobar que apenas conocían este hecho histórico, me decidí a divulgar en Tiempo21 un resumen de los acontecimientos y el nombre de algunos de sus protagonistas – siempre según lo publicado en EcuRed -, con el único objetivo de contribuir modestamente a su conocimiento por las actuales y futuras generaciones y, al propio tiempo, motivar a especialistas en la historia a reactivar las investigaciones al respecto y, sobre todo, a hacer públicos sus resultados.

El ingenio azucarero Jobabo había sido construido entre los años 1909 y 1911 por la compañía “cubana” Cuba Company Rail Rod y realizó su primera zafra en 1912.

Desde los primeros años del funcionamiento del central, sus obreros y los campesinos encargados de suministrarle la caña que le servía de materia prima sintieron sobre sus hombros el enorme peso de la explotación capitalista, agravada desde fines de la década de los años 20 por el gobierno del dictador Gerardo Machado, sometido hasta la médula a los yanquis, y por la crisis económica iniciada en 1929.

Cito textualmente a EcuRed:
“Cuando se produce la huelga general contra (el presidente Gerardo) Machado en el mes de agosto de 1933, la respuesta de los comunistas, obreros y del pueblo no se hizo esperar, lanzándose a las calles en una gran manifestación.

En medio del incremento de la explotación a las masas populares, la clase obrera del ingenio orientada por los comunistas da un salto cualitativo al fundar en el mes de agosto de 1933 el primer sindicato denominado “Unión de Obreros de Jobabo”, lo que permitió contar con una organización que representara y dirigiera a los trabajadores en la consecución de sus intereses de clases.

En esta primera directiva figuraban Elizardo Feijoo, Genaro Macías, Rafael Solana (español), hermanos Saborit, Modesto Araujo, Roberto Galán (iniciadores de las huelgas), Juan Expósito y Juan Delgado.

Todos estos hechos sirvieron de base para que se produjera la “Huelga de los 106 días”, el acontecimiento de mayor relevancia del movimiento obrero jobabense en todo la etapa neocolonial, y que constituyó un viraje en las formas de lucha”.

El 23 de septiembre de 1933, la dirección del recién creador sindicato presentó un pliego de demandas al administrador del central, mister J. A. Pepper, de las que mencionamos las fundamentales:
Legalización del sindicato azucarero, poner en vigor el jornal de 8 horas a razón de 80 centavos, no pago de los 25 centavos por la atención médica a los obreros en la industria, derecho a descanso retribuido, pago por concepto de maternidad y existencia de botiquines y mejores condiciones de vida en los bateyes.

El documento planteaba que, de no acceder la administración, pasadas las 72 horas comenzaría la huelga, cosa que sucedió el día 26.

Cito nuevamente a EcuRed: ”Fue creado un comité de auxilio y rompehuelgas, se organizó un sistema de guardia en el central. Se movilizaron más de 400 obreros y campesinos armados con maderos, revólveres y escopetas, para una concentración popular, el pueblo se lanzó a las calles y protegió a la directiva sindical que la llevaban presa para Las Tunas, tuvo que intervenir el doctor Guiteras, con el envío del capitán Blanco para mediar en el conflicto, que aparentemente fue ganado por los obreros”.

Sin embargo, no se cumplió nada de lo acordado en el acta notarial firmada ante el doctor José Antonio Veloso por mister Pepper y Genaro Macías, secretario general del sindicato azucarero desde mediados del paro, lo que hizo comprender al movimiento obrero azucarero y a los comunistas que el verdadero camino para llegar al bienestar popular y sacudirse del yugo neocolonial era la lucha armada.

Después de finalizar la huelga, el nueve de enero de 1934, los dirigentes sindicales participantes son perseguidos, Genaro Macías tiene que marchar a Santiago de Cuba y Juan Delgado (apodado Sandino) es asesinado.

A pesar de que esta gran manifestación revolucionaria de 106 días de duración no obtuvo finalmente sus objetivos, constituyó una evidencia del progresivo proceso de toma de conciencia de la clase obrera y de los campesinos cubanos sobre la necesidad de luchar contra las injusticias de los poderosos, que concluyó victoriosamente con el triunfo revolucionario del primero de enero de 1959.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Hernán Bosch

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Trabajó como reportero en el diario 26, donde fue además, jefe de Redacción y Jefe de Información. Fue reportero de la corresponsalía de la Agencia Cubana de Noticias en la provincia de Las Tunas, con una labor destacada en el tratamiento a los temas de la agricultura y la salud, entre otros. Está jubilado y es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @hrbosch

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 9 = dieciocho