Las Tunas, Cuba. Martes 24 de Abril de 2018
Home > Los Cinco > ¿Cómo viven los héroes en una prisión federal?

¿Cómo viven los héroes en una prisión federal?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Los Cinco con cintas amarillasViven acechados por los riesgos que presupone una prisión federal en Estados Unidos, donde coexisten con violadores, criminales, y narcotraficantes.

Envueltos en esa cruda realidad, pasan sus días Gerardo Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero.

Y aunque René González ya se encuentra en libertad, en Cuba, luego de cumplir su sanción, también fue víctima de abusos durante los más de 13 años que estuvo recluido.

Desde 2003 semejante escenario fue denunciado por el célebre abogado Leonard Weinglass, quien lamentablemente falleció en marzo del 2011.

Luego de las visitas que hiciera a Gerardo en Victorville, California, y a Tony, su representado, en Florence, Colorado, Weinglass reveló públicamente los vejámenes adicionales que sufrían estos hombres.

Así describió, en aquel entonces, su encuentro con Gerardo el 17 de marzo de 2003: “Se encuentra bajo la forma más severa de castigo en la prisión, la cual se conoce como “la caja”, un hueco dentro del hueco.

“Está recluido en una celda extremadamente pequeña, en la que apenas puede dar tres pasos, sin ventanas, y con solo un orificio a través del cual le pasan la comida.

“Sus ropas le fueron retiradas y solo puede usar calzoncillos y pullover, sin zapatos.

“Su celda es la única en la que las luces permanecen encendidas las 24 horas, y los gritos de los otros presos, en su mayoría enfermos mentales, no lo dejan dormir.

“No se le permite ningún documento impreso. Nada para leer. Frente a su celda hay señales advirtiendo que nadie puede tener contacto con él.

“Es el único preso en ese régimen de confinamiento al que no le permiten utilizar teléfono…, hasta el momento no ha recibido correspondencia alguna, ni siquiera de su abogado (…)”.

Dos días después, el 19 de marzo del mismo año, Weinglass visitó a Tony y así reseñó aquel encuentro:

“(…) Antonio llegó a la visita con grilletes en las piernas y esposado”, ataduras que les fueron retiradas solo durante la visita. “Los pasillos fueron despejados durante su traslado”.

“La habitación de la visita era pésima. El cubículo era tan pequeño, con un cristal grueso entre nosotros, que mi asociado y yo no cabíamos juntos. Había un teléfono que tuvimos que compartir para comunicarnos.

“Antonio estaba encerrado en su parte y nosotros, los abogados ¡también estábamos encerrados! No había ni una ranura para pasar los documentos. Nos invitaron a entregárselos a los guardias que darían la vuelta y se los entregarían.

“Hice eso con un documento y después decidí abandonarlo y mostrarle los papeles a través del cristal. Fue muy incómodo.

“Las condiciones de la visita fueron mucho peores que las que experimenté con Mumia (*) en el corredor de la muerte. Protestamos, pero ellos se negaron a traer al Alcalde o a cualquier otro funcionario”.

Semejante ambiente, tan delicado, se han visto obligados a enfrentar Los Cinco e, incluso, sus propias familias. Un suceso bien peligroso tuvo lugar en una de las visitas de Mirtha Rodríguez, madre de Antonio, en Florence, prisión de máxima seguridad donde estaba recluido, en el estado de Colorado.

Mientras ella se encontraba reunida con su hijo, de buenas a primeras empezó un tiroteo, enseguida se llevaron a Tony y a otros reclusos, y ella vio como trasladaban a algunos heridos.

Según comentó Mirtha, un grupo de extremistas nazis, también reos en aquella cárcel, festejaban ese día la fecha de nacimiento de Adolfo Hitler, y dispararon contra los otros presos negros y latinos que se opusieron a la celebración.

Como consecuencia, hubo muertos y algunos quedaron severamente lesionados, lo que prueba el nivel de violencia a que están sujetos los compañeros que aún quedan en prisión.

Un dato más. No se relaciona directamente con el caso, pero favorece una mejor evaluación de los riesgos que enfrentan Los Cinco.

En un reporte de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), de Estados Unidos, publicado por el diario Granma, se indica que entre los países latinoamericanos, Cuba ocupa el primer lugar con el mayor número de inmigrantes indocumentados fallecidos mientras se encontraban bajo custodia del ICE, con 32 casos reportados en los últimos años.

Un poco de sentido común y un ápice de humanidad bastan para comprender que, en honor a la verdad, las vidas de Gerardo, Fernando, Ramón y Tony corren peligro. (Agencia Cubana de Noticias)

(*) Mumia Abu-Jamal, afroamericano y luchador por los derechos civiles en Estados Unidos, preso durante 29 años. Recientemente ganó su apelación, y la pena de muerte le fue conmutada por cadena perpetua.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


cinco × = 15