Las Tunas, Cuba. Martes 17 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Historia > En el centenario de su natalicio | Antiimperialismo y defensa de los desposeídos en el pensamiento y accionar de Jacobo Arbenz

En el centenario de su natalicio | Antiimperialismo y defensa de los desposeídos en el pensamiento y accionar de Jacobo Arbenz

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Jacobo ArbenzHace hoy exactamente un siglo, el 14 de septiembre de 1913, nació en Guatemala Jacobo Arbenz Guzmán, quien en 1950, con 37 años de edad, ganó por amplio margen las elecciones presidenciales en ese país centroamericano y de inmediato comenzó a poner en práctica una serie de medidas revolucionarias que, aunque frustradas en 1954 por la reacción interna y el imperialismo yanqui, constituyeron un episodio significativo en el empeño de los pueblos del continente por lograr su plena independencia.

Hijo del suizo Jacobo Arbenz y la guatemalteca Octavia Guzmán, Arbenz nació en la ciudad de Quezaltenango, la segunda en importancia de la nación, y allí realizó sus estudios primarios hasta que en 1932, a los 19 años, se trasladó a la capital del país, donde ingresó en la Escuela Politécnica como cadete pensionado. Fue un alumno distinguido en ese centro, y luego comenzó a dedicarse al estudio de los problemas políticos, económicos y sociales de Guatemala.

Después de estudiar y desempeñarse como instructor en la Academia Militar, fue uno de los jóvenes militares que participaron en la llamada Revolución de Octubre de 1944, un levantamiento cívico-militar que forzó a la renuncia de Federico Ponce, sucesor del presidente Jorge Ubico, y convocó a las primeras elecciones libres celebradas en Guatemala en medio siglo.

Integró el gabinete del presidente Juan José Arévalo como ministro de Defensa hasta que en 1950, con un gran respaldo popular, triunfó en las elecciones presidenciales.

Arbenz sintetizaba su gobierno sobre tres postulados fundamentales: la independencia económica de la nación (diversificación de la agricultura), la transformación del país en una nación capitalista autónoma (aunque fue catalogado de comunista por la Central de Inteligencia (CÍA) de Estados Unidos), y la elevación del nivel de vida del pueblo.

El pensamiento político del destacado líder guatemalteco es catalogado por sus biógrafos como antiimperialista y nacionalista de izquierda, y entre sus objetivos esenciales figuraban lograr la independencia económica, con el empleo del capital extranjero sólo en la medida en que éste se ajustara a las condiciones locales, permaneciera siempre subordinado a las leyes guatemaltecas, cooperara con el desarrollo del país y se abstuviera de intervenir en su vida social y política.

Era, además, un defensor de los pueblos originarios, que en esa época constituían el 70 por ciento de la población guatemalteca y estaban completamente excluidos de la sociedad.

En 1952, Arbenz inició una amplia reforma agraria que, inspirada en la desarrollada en México, se proponía entregar tierras a los campesinos pobres, para lo cual expropió terrenos baldíos con el objetivo de repartirlos entre los desposeídos.

Llevó adelante, también, un proyecto de construcción de carreteras y ferrocarriles que rompía el monopolio que en este sector tenían compañías filiales de la estadounidense.

Construyó la Carretera al Atlántico, proyectó la hidroeléctrica Jurum-Marinalá para desprenderse del monopolio eléctrico en manos de los gringos y comenzó un proceso de recuperación de los derechos de los pueblos originarios.

Los problemas mayores se presentaron cuando, en 1954, Arbenz expropió las tierras de la poderosa compañía norteamericana United Fruit a lo largo de la línea ferroviaria guatemalteca e instauró un modesto impuesto a las exportaciones bananeras para financiar programas sociales que beneficiaran a la población.

En total, Arbenz llegó a firmar la expropiación de cerca de medio millón de hectáreas ociosas que beneficiaron a una cantidad similar de campesinos sin tierras.

Luego de su choque directo con los intereses de Estados Unidos, la CÍA comenzó a presentar a Arbenz como un agente del comunismo internacional, lo que tomó como excusa para su derrocamiento.

El 17 de junio de 1954 se inició desde territorio hondureño una agresión armada contra el gobierno guatemalteco, protagonizada por paramilitares que eran apoyados por cuatro aviones enviados por Estados Unidos. Al frente de esta fuerza estaba el teniente coronel guatemalteco Carlos Castillo Armas.

Transcurridos apenas 10 días, el 27 de junio, Arbenz se ve obligado a renunciar para detener el derramamiento de sangre. Poco después fue sustituido por una brutal dictadura militar encabezada por el propio Castillo Armas.

Al respecto Arbenz expresó que no lo acorralaron los argumentos del enemigo, sino los medios materiales de que disponían. “Es preferible mi renuncia, a veinte años de tiranía fascista y sangrienta bajo el poder de las bandas que ha traído Castillo Armas”, recalcó Arbenz.

El revolucionario guatemalteco se vio obligado a marchar al exilio, hasta su muerte en México, el 27 de enero de 1971.

Resulta significativo recordar que, durante el levantamiento contrarrevolucionario contra Jacobo Arbenz, entre las fuerzas que apoyaron al presidente revolucionario figuraba el joven argentino Ernesto Guevara de la Serna, (Che Guevara), quien años más tarde se convertiría en un inmortal paladín del internacionalismo revolucionario mundial, al ser uno de los principales líderes de de la Revolución Cubana y de las luchas libertarias en otros pueblos del planeta.

Una vez derrocado el patriota centroamericano, el Che fue expulsado de Guatemala acusado de “peligroso comunista argentino”.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× cuatro = 4