Las Tunas, Cuba. Sábado 18 de Agosto de 2018
Home > Especiales > Lecturas > Una cinta amarilla por el amor

Una cinta amarilla por el amor

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Cinta amarilla en un robleLa historia de las cintas amarillas en los Estados Unidos es una linda página de amor.

Cuentan que surgió a partir de la Guerra Civil inglesa cuando las esposas de los combatientes los esperaban con cintas amarillas y después ese símbolo entró en la cultura del estadounidense medio como un símbolo de amor, cuando la Guerra Civil de los Estados Unidos.

Después, en los años 70 del pasado siglo, la cinta amarilla volvió a hacer época en la cultura norteamericana, por la publicaciòn de una bella crónica en el New York Post por el periodista, novelista y ensayista estadounidense Pete Hamill, que tituló Going home (El regreso a casa), en la que recrea la historia de un preso, y va desarrollando la ansiedad al salir en libertad después de unos tres años de encierro, y no sabe si su esposa lo quiere recibir, y le pide que si aún lo ama ate una cinta amarilla en el viejo roble aledaño a su casa, para saber si él puede llegar cuando pase el ómnibus que lo traerá.

Ya casi llegando y con mucho temor, el ex convicto le pide al conductor del ómnibus que pase lentamente por su casa para ver si su esposa lo quiere de vuelta, y para sorpresa de todos los que viajaban había 100 cintas amarillas alrededor del viejo roble y es recibido con todo el amor por su esposa después de largos años de separación.

También alrededor de esta historia se escribió la canción Tie a yellow ribbon round the old oak tree, (cuya traducción viene siendo Ata una cinta amarilla alrededor del viejo roble), y su lírica y popularidad fortalecieron la cinta amarilla en la cultura norteamericana.

La canción es del grupo Dawn con Tony Orlando, escrita por Irwin Levine y L. Russell Brown, fue un éxito del grupo en el mundo, en 1973 y llegó a alcanzar el número uno en las listas de Estados Unidos y el Reino Unido durante cuatro semanas, y en Australia y Nueva Zelanda durante siete. La revista Billboard la clasificó como una de las más grandes canciones de todos los tiempos.

El símbolo de una cinta amarilla llegó a ser ampliamente conocido en la vida civil en la década de 1970 como un recordatorio de que un ser querido ausente, que hoy llega a Cuba y al mundo como un reclamo de amor por los antiterroristas cubanos ausentes, presos en Estados Unidos durante casi 15 por combatir el terrorismo.

Vea más:

Lea la crónica original: Going home

Lea la versión al español: El regreso a casa

Escuche la canción original

 

 
Escuche la versión cubana
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Miguel Díaz Nápoles

Periodista, fotorreportero, realizador de radio y vídeo, profesor universitario. Master en Ciencias de la Comunicación. Su pasión profesional va de las imágenes a la palabra hablada y escrita. Cuando nadie lo ve escribe versos para luego regalarlos envueltos en flores. Vivió en África tras la huella de los médicos cubanos por los pobres de este mundo y trabajó por más de un año como editor de contenido en TeleSur, en la sede central de Caracas. El canal multiestatal es su mejor escuela, su mejor historia. Se hizo periodista para luchar junto a Cuba y a multiplicar las voces de los desposeídos en el mundo. Siente orgullo por vivir en un país libre y haber ayudado a la causa de la Revolución bolivariana. Para él, Tiempo21 es otra de las grandes historias de su vida, de sus grandes pasiones. Ama a sus hijos y a su familia, su gran sustento, su gran verdad. Blog: http://migueldnet.blogspot.com/

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


dos − = 1