Historia del Deporte en Las Tunas

Campeonato cubano de tiro al plato en 1985

Por su hospitalidad y capacidad organizativa, la provincia de Las Tunas acoge el Campeonato Nacional de Tiro al Plato (Skeet) de 1985, que tuvo de sede a las modernas instalaciones del Club de Cazadores, ubicado a unos tres kilómetros al este del centro de la ciudad capital, cercano al motel Familiar que en la actualidad es administrado por el Poder Popular.

El evento que se desarrolló los días del 27 de febrero al 2 de marzo, estuvo animado por tiradores de las 14 provincias del país, incluidos los miembros de la preselección nacional. La condición de sede sirvió para que Las Tunas presentara tres colectivos, algo que ayudaría al desarrollo de los muchos jóvenes que escogieron este deporte a partir de las facilidades que les brindaban las nuevas instalaciones.

En la primera fase tiraron los 40 escopeteros inscriptos y clasificaron 21 y estos protagonizaron una reñida final en la cual se puso de manifiesto la gran calidad de los representantes de Ciudad de La Habana, casi todos miembros de la preselección nacional, incluido el bronce olímpico de los Juegos de Moscú-80, Roberto Castrillo.

La medalla de oro correspondió al experimentado y todavía activo escopetero capitalino, Alfredo Torres, quien rompió 191 de los 200 platos lanzados al aire, la plata quedó en poder de su coterráneo Roberto Castrillo (187) y otro representante de la capital, Servando Puldón (186) logró el bronce luego de superar en lid de desempate a su compañero de equipo, Delfín Gómez.

Los entonces inexpertos escopeteros locales quedaron por detrás en la lista de participantes, con Héctor Carmenates y Ramón González con la mejor ubicación de los tres colectivos en los puestos 19 y 20, pero sus más noveles concursantes tuvieron el fogueo suficiente para seguirse superando y tuvieron el ejemplo de Vladimir Rodríguez, de Villa Clara, proclamado el novato más destacado.

Las encuestas de la prensa, tanto de la local como de los medios de circulación nacional dieron de resultado los elogios de atletas, entrenadores, federativos y árbitros al desarrollo del evento por el nivel de organización y atención general, a la calidad de las instalaciones y las muestras de cariño de los aficionados y todo el pueblo de Las Tunas. La Comisión de Tiro reconoció el esfuerzo de los anfitriones con la entrega de un Certificado acreditativo.

 

 

Artículos relacionados

«Nene» Jiménez, jardinero central de lujo

Juan E. Batista Cruz

Chiflán en el béisbol de Colombia

Juan E. Batista Cruz

Un juego para recordar

Juan E. Batista Cruz

Enviar Comentario


9 × tres =