Lecturas

Abrigos de verano

Los abrigos ya no se quedan en el armario durante el verano. Al menos no en Las Tunas, al menos no con 35 grados. Uno siente arder el sol en el cuerpo, siente cuánto pica, cuánto quema, casi como si una lupa acrecentara su potencia sobre la piel. De modo que se han dejado atrás los complejos de otras épocas, y si una vez fue ridículo vestir mangas largas en pleno mes de julio –nunca faltaba el “mira a ese, debe de estar enfermo, porque se va ahogar con tanto calor”-, ahora el que causa pena es el que lleve su piel al descubierto –“ñooo, pobrecito, con este sol y sin sombrilla al menos”. Casi disfrazados, casi como árabes en el desierto, hacemos las mejores –y las peores- combinaciones. Gafas, sombrillas, camisas, suéteres, chaquetas, sombreros, gorras, paños, lo que encuentre uno en el armario -combine o no combine en esta tierra ecléctica en la moda- nos hace el conjunto del día, de la semana, y hasta del año.

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


8 + nueve =