Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Gente > Para que no muera la cultura del cubano

Para que no muera la cultura del cubano

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

NeneLas Tunas.- Nene, como cariñosamente le dicen todos, es un señor que ya pasa las ocho décadas de vida, pero muestra la energía y la lucidez de quien tiene mucho por vivir. Prácticamente no pudo ir a la escuela, porque tuvo una infancia muy triste y pobre debido a la temprana muerte de su madre.

Sin embargo, Nene tiene una cultura asombrosa. Es de esas personas con las que no se acaban los temas interesantes. Fiel lector, lo que sabe lo ha aprendido de los libros. Aunque no tuvo la suerte de formarse en un colegio, como dicen las personas de antes, y tampoco contó con la figura del padre para guiarlo, es difícil escuchar en él alguna incorrección.

Jamás usted lo verá sin camisa ante los demás, diciendo palabras obscenas o incurriendo en alguna violación de las normas cívicas. Nene es un cubano correcto que sabe de educación formal y en el que tendríamos que inspirarnos todos, en particular, las nuevas generaciones.

Lo más sensible es el deterioro real y de imagen de la rectitud y los buenos modales del cubano. No puede aceptarse identificar vulgaridad con modernidad, ni chabacanería ni desfachatez con el progreso; vivir en sociedad conlleva, en primer lugar, asumir normas que preserven el respeto al derecho ajeno y la decencia”.
Raúl Castro, Presidente de Cuba.

Días atrás, Raúl Castro nos alertó sobre las graves amenazas a la proyección social del cubano, en la Primera Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Es cierto que desde hace 20 años está abierta una herida por la cual se pierden los valores más puros de muchos cubanos. Antes había más pobreza, y personas como Nene se convertían en ciudadanos intachables, por lo que podemos deducir que el actual panorama social no solo es resultado de las estrecheces económicas, sino de la inercia y el relajamiento en la forma de comportarse de todos, sin tantas excepciones.

Desde los albores de la humanidad han existido normas legales que regulan la convivencia entre las personas, como el Código Hammurabi, el primer conjunto de leyes de la historia.

En varios países del mundo existen rigurosas leyes que se hacen cumplir con lecciones fuertes para el contraventor. Muchos cubanos que han emigrado o visitado otras tierras saben de la intransigencia de esos procederes legales, y de las elevadas cuotas a pagar si se violan las normas establecidas.

Tal como dijo el Presidente cubano, se ha abusado de la nobleza de la Revolución, porque no se ha acudido al uso de la fuerza de la Ley. Pero entendamos que no se busca un fin o resultado político con esa alerta, sino ese crecimiento y cultura que como sociedad necesitamos para que no vayamos cada día en detrimento de nuestra condición humana.

Es vital ahora una rectificación en el actuar y el pensar de la gente para que el ejemplo del cubano sea como el del tunero Nene quien, a pesar de no haber tenido una gran oportunidad de estudio, hoy es un hombre dueño de grandes tesoros: la cultura y la educación.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Darletis Leyva González

Periodista, graduada de la Universidad de Oriente. Se desempeña como reportera con excelentes resultados en su gestión diaria. Es aguda en sus trabajos de opinión. Una de sus características es contar historias de vida en la que el factor humano está siempre presente. Atiende los temas de salud, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de cuba, premiada en varios concursos. @DarletisLG

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


9 − cinco =