Las Tunas, Cuba. Miércoles 16 de Agosto de 2017
Home > Especiales > Gente > Andrés, un jubilado tunero que reivindica su origen campesino

Andrés, un jubilado tunero que reivindica su origen campesino

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- El tunero Andrés Arias Pérez dice estar convencido de sus raíces campesinas, de ahí el profundo amor que siempre ha profesado por las plantas y el cuidado al medio ambiente.

Esa fue la razón principal que lo motivó en la década del 90 a rodearse de una gran variedad de árboles frutales y maderables en la finca que ocupa actualmente su vivienda, cercana al polígono militar, en esta ciudad cabecera de la provincia de igual nombre, a 690 kilómetros al este de La Habana.

Cuenta Andrés que en aquel tiempo el lugar era un hueco, pero empezó rellenándolo con la tierra que sacaban de la referida instalación y así pudo construir su nueva casa.

Se trata de una confortable morada custodiada hoy por las elegantes reinas de la campiña cubana y por una infinidad de frondosos árboles que convierten al sitio en un hermoso paraje campestre.

Rememora este jubilado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) que sus inicios lo remontaron a su origen campesino “yo vengo de allá de la Sierra y en mi casa siempre hubo árboles, además aquí escuché que hacía falta sembrar matas de frutas y otras para conservar el medio ambiente por eso empecé mi faena”.

Comenzó con un cantero de palma real “porque en este paisaje no la veía y ya están en producción, tengo 19, algunas las desmoché, guardo buena cantidad de palmiche para la comida de los cerdos”.

Habla con emoción de las 15 matas de mango paridoras “también tengo aguacate, platanito, un burral, caña, mamey, limón, cacao, café – del cual se declara un empedernido consumidor- y avellana que ya da frutos”, una especie exótica adquirida gracias a los amigos que le regalaron algunas posturas.

Este tunero, orgulloso de su estirpe guajira, revela que en su finca de poco más de 80 metros de largo por 40 de ancho cultiva plantas de flores, ornamentales y medicinales “además de una buena crianza de animales como pavos, gallina y cerdos, que aseguran parte de la alimentación familiar”.

Aunque este es un territorio sufrido por una intensa sequía, Andrés se siente un ser privilegiado “porque este lugar es bajo y las aguas llegan de donde quiera, cuando llueve todas vienen a morir aquí, este es un terreno que siempre está húmedo”.

En su mensaje final dice estar preocupado “porque hay muchas personas que están como el sinsonte con la boca abierta esperando que le lleven la comida, pero no siembran, aquí hay que producir para vivir, yo les aconsejo que hagan como nosotros sembrar y criar”.

El también integrante del Ejército Rebelde, junto a su esposa Virgen Gómez Pérez, maestra jubilada, decidió retomar su origen campesino y dedicarse a esta faena, que es fruto de su empeño, entrega, consagración y amor por la tierra.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Edelmis Cruz Rodríguez

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Como reportera atiende los temas de la Construcción y las organizaciones sociales, fundamentalmente. Es constante en el trabajo diario como una de sus características principales. Le gusta trabajar los temas de la mujer y los colectivos laborales en la base. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @EdelmisCruz

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


uno × 2 =