Las Tunas, Cuba. Domingo 22 de Octubre de 2017
Home > Cultura > María Liliana Celorrio | Huele a poesía en su andar

María Liliana Celorrio | Huele a poesía en su andar

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La fluidez narrativa de su verbo entusiasma el diálogo que se hace al andar. Su pelo rebelde como ella misma, como su prosa, desenfadada, elocuente que denota su amplio recorrido por la literatura.

Amante desbordante de sus orígenes, así es María Liliana Celorrio Zaragoza, la autora del cuaderno de cuentos Mujeres en la cervecera, Premio Nacional de la Crítica 2004, en quien la poesía y la narrativa encontraron una perfecta sonoridad, considerada por muchos una escritora que respira erotismo en su prosa, cuya obra es recogida en importantes antologías  nacionales y extranjeras.

¿Qué caracteriza a María Liliana?

“Para mi la sinceridad es lo más importante que reflejo en mi literatura, en mi poesía que escribo y emana de mi interior, con toda esa realidad de ese sentimiento nacido en el interior de mi yo lírico, de su consciente realidad, de los problemas de mi realidad, mis angustias amorosas, de mis problemas existenciales; una persona sincera es lo que más valoro en cualquier ser humano.

“Siempre he sido soñadora, me gusta transitar rápido en la vida, no me gustan ni las burocracias, ni las mediocridades, valoro siempre el sentimiento, la transparencia y sobre todo la sinceridad”.

¿Cuál de tus obras marca tu vida dedicada a la poesía y la narrativa como géneros?

“Por lo general los escritores siempre tenemos un libro que ha marcado la vida de uno y sin embargo el libro que ha marcado mi literatura como narradora: Mujeres en la cervecera, muy bien acogido por la crítica nacional e internacional, me puso en el conocimiento colimador de la narrativa contemporánea cubana.

“Pero el mejor texto escrito por mi es Dragones Urbanos por el misterio que implica esta figura mitológica, recreada en 80 cuartillas a partir de cuentos, fluyó de mi tan espontáneamente enamorada de esa obra en la que imbrico realidad con ficción, un alto nivel de fabulación y es lo que denota esta nueva propuesta a partir de una beca de creación, pues los escritores necesitamos un poco de soledad para inspirarnos en la poética”.

Esta mujer es un complemento perfecto del amor al ser humano y a la vida misma, se desenfada ante todo lo que irradia esquematismo para transitar la fuerza de su palabra por un entorno de creación literaria con gran emotividad. María Liliana se desnuda en su prosa con excelsa valentía lírica, y revive sus angustias, problemas, frustraciones y vivencias, para dotar de detalles su poesía como bien lo define ella misma: “la poesía es tan maravillosa, no es la luz, es la lámpara”.

Desentrañando tú obra ¿qué marca la impronta de la autora del Erotismo?

“Recientemente presenté un libro a la Editorial Sanlope, porque quiero presentar mi obra a la editorial nuestra ya que como escritores debemos prestigiar y entregar las mejores obras. Este libro se titula Balada a la piedra que llora, por un verso de Alejandro Pisarduy y terminé un texto de cuentos bajo el nombre Sexo Chatarra, que trata sobre la experiencia sexual, el conocimiento de los cuerpos, detalla la sabiduría corporal que adquiere una mujer con el pasar de los años.

“Tengo además varios libros en proceso de organización pues para mi lo más difícil no es escribir sino organizar un libro, estoy escribiendo una novela: Huevo gris, tengo muchos libros de poesía, décimas, sonetos, versos libres inéditos que quiero sacarlos a luz.

“Estoy organizado una antología de mi poesía bajo el nombre Mujer melancólica a partir de mi primer libro publicado Juego Malabares hasta el último que presenté a Sanlope Balada de la piedra que llora. El prologo lo va hacer Roberto Manzano para presentarlo a la editorial Letras Cubanas”.

¿Qué significa la lectura para un escritor?

“Yo he hecho tantas cosas por tener un libro. Cuando estaba en la escuela becada siempre lleva un maletín y en vez de llevar ropa, yo llevaba libros, mi mamá me peleaba porque llegaba al punto de vender mi ropa por un libro, he caminado kilómetros y comprado libros en precios altísimos porque para mi no hay nada más importante que leer un libro. Yo puedo dejar al amado esperándome para saber en qué termina un libro, eso me sucedió en mi juventud varias veces.

“La lectura es lo que verdaderamente ennoblece al hombre, un hombre, una mujer un adolescente, un niño que no lea ese no tendrá una visión humanística de la vida, leer te hace mejor como ser humano, leer es crecer y también como dice José Martí leer es trabajar porque verdaderamente tú leyendo adquieres un conocimiento universal. El hombre debe constituirse en un libro viviente porque le debes eso a la humanidad. No hay nada mejor que regalar un libro”.

De tus preferencias como lectora

“El libro mío preferido es El Vino del estío, del escritor norteamericano Ray Bradbury, me gusta mucho la literatura norteamericana; por ejemplo me seduce Rayuela, de Julio Cortazar, considerado el mejor escritor contemporáneo de la Argentina junto con Jorge Luis Borges; y Ariel, de Silvia Plá.

“Yo tengo muchos libros en mi casa que han marcado mi vida profesional. He vuelto a releer El Tábano, Ismaelillo, de José Martí, Poema sin nombre, de Dulce María Loynaz, yo tengo un gusto diverso por la lectura pero me gusta leer la poesía y la narrativa, reconozco que debo mirar un poco más el ensayo y el teatro como géneros, porque soy muy lectora de la poesía y la narrativa en general”.

¿Su hijo, es una experiencia enriquecedora para su prolífera vida como escritora?

“Mi hijo para mi es… imagínate que a veces tú siembras un árbol pero la semilla puede venir del aire, en el pico de un pájaro o te la pueden regalar. Julián Marcel es mi inspiración, es la semilla que nación dentro de mí porque me siento árbol, yo me considero como la tierra y Dios me dio esa magnitud. Julián Marcel para mí después de Dios es los más extraordinario ymaravilloso que me pudiera pasar.

“Es un joven que escribe poesía, es un buen hijo, cariñoso, detallista, me escribe poemas, me ha hecho pinturas desde pequeño, es un joven tan ardorosamente interesante y peculiar que algún día la sociedad reconocerá también los valores humanos que tiene mi hijo como persona y como instructor de Artes Plásticas; estoy muy feliz por haber parido a Julián Marcell Baldemira Celorrio”.

María Liliana Celorrio es a viva voz una descollante amante de la vida, lectora insaciable que devora los libros, porque así es ella, así son sus cuentos, sus poemas sustentados en el detalle exquisito de la autenticidad en aspectos como el erotismo.

Su incontenible vocación literaria le resulta enajenante, pormenoriza todo lo que ella considera necesario, hasta lo inesperado de su obra. Así la descubrí sentada entre libros, rodeada de lo que más valora ella la literatura, en un pequeño espacio de la Biblioteca Provincia José Martí, de esta ciudad.

Esta poetisa y narradora, tiene publicados los poemarios Juegos malabares (1990), La barredora de amaneceres (1993), Del amante (1997), El último tango en Paris (2011), la colección de cuentos Los Hombres de Pálido (1997) El jardín de las mujeres muertas (2001), Matar al pájaro sentado (2011) y realizó la antología de décimas Yo, la peor de todas (2003).

En su prolifera vida como escritora ha sido premiada y condecorada con las distinciones Réplica de la Pluma de El Cucalambé (2001), Medalla Hazaña Laboral (2002), Medalla Raúl Gómez García (2002), Premio Nacional de la Crítica (2004), Distinción por la Cultura Nacional (2005); Premio Nacional Raúl Ferrer por la obra de toda una vida (2004), Premio a la Creación por obra de toda la vida, Centro de Promoción y Desarrollo Literario y el Centro Provincial del Libro y la Literatura, (2006), tercera Mención Concurso Nacional Luis Felipe Rodríguez, La Habana 2007, entre otros.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yami Montoya

Editora. Periodista, Máster en Ciencias de la Comunicación, profesora universitaria. Es amante de la paz, del amor y la familia y se siente orgullosa de su país. Su mayor tesoro es su hija Amanda y le hace feliz un Quijote, los amigos, la poesía y la música. Es miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y ha sido premiada en varios concursos. yamileym@enet.cu

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


3 − = uno