Historia del Deporte en Las Tunas

El récord de cogidos robando

juanemiliobatista1pelotaJuan E. Batista Cruz
jbatista@ain.cu

A lo largo de más de un siglo de práctica del béisbol en este territorio que da la bienvenida al Oriente del país, varios jugadores consiguieron actuaciones excepcionales, pero solo un defensor de la receptoría ha podido inscribir su nombre con letras doradas, por lo difícil que se torna el trabajo en el rectángulo situado exactamente detrás del plato.

Entre aquellos peloteros de aquí que pasaron a la historia por grandes actuaciones están los lanzadores Eliécer Velázquez, quien estableció marca de más escones consecutivos con 44 en la XI Serie Nacional, cuando tiró para la selección Mineros, el llamado Ciclón de Puerto Padre, Juan Carlos Pérez, quien ponchó a 127 rivales en un torneo de solo 48 juegos y Félix Núñez, el Látigo de Colombia, que se mantuvo 20 capítulos en la lomita de Orientales frente a Las Villas en una Serie Selectiva.

Otro que posee dos marcas impresionantes es el sensacional jardinero derecho Osmani Urrutia Ramírez, quien consiguió cinco títulos de bateo en forma consecutiva, cuatro de ellos por encima de los 400 y estableció la cota para una temporada con astronómico 469 en la Serie 43, ocasión en la cual llegó exhibir average de 500 con más de un centenar de veces al bate (110-55).

Los equipos principales de esta zona siempre tuvieron magníficos receptores, pero el único que llegó a establecer un récord en series nacionales fue el representante del municipio de Colombia (Elia), Luis Castellanos Sosa, quien en la edición número 37 capturó a 45 corredores que salieron en intento de robo para un porcentaje superior al 70 por ciento, marca que está vigente.

No fue Castellanos, sin embargo, de los mejores máscaras tuneros en el rendimiento integral, con números generales bastante discretos durante las nueve campañas en que participó con el uniforme de la principal selección local, sin dejar de reconocer que la mayoría de los lanzadores, sobre todo los de primera línea, se sentían seguros con él detrás de la goma.

Durante sus nueve series, Castellanos conectó 222 indiscutibles en 982 veces al bate para bajo promedio ofensivo de 226, con 34 dobles, tres triples y 20 cuadrangulares, anotó 100 carreras e impulsó 102, mientras que a la defensa cometió 30 errores en mil 308 lances, con average de 977, pero lo más sobresaliente es que 307 corredores intentaron robar y capturó a ¡185!

Lo cierto es que en el importantísimo aspecto de impedir el avance de los corredores por velocidad, el muchacho del municipio de Colombia perfeccionó su quehacer de manera tal que los mentores rivales pensaban más de una vez para ordenar el robo de bases y los lanzadores locales trabajaban con menos preocupación, claro está sin descuidar su responsabilidad de no permitirle tomar mucho terreno.



Artículos relacionados

Tiro con arco en Las Tunas 2010-2017

José Guillermo Montero Quesada

Tiro con arco en Las Tunas 2002-2009

José Guillermo Montero Quesada

El tiro con arco en Las Tunas, 1990-2001

José Guillermo Montero Quesada

Enviar Comentario


× 1 = cuatro