Las Tunas, Cuba. Miércoles 18 de Octubre de 2017
Home > Cultura > Jornada Cucalambeana 2013 > Ecos de un guateque con sabor a décima

Ecos de un guateque con sabor a décima

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

La historia de la tonada, una de las vertientes musicales del punto cubano, fue el hilo conductor de la gala que cerró la edición 46 de la Jornada Cucalambeana, dedicada al aniversario 184 del natalicio de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé.

Se unieron en el principal escenario de la ciudad de Las Tunas el grupo Síncopa, el Quinteto criollo de Ernestina Trimiño, las compañías de danza Perdance y Orígenes, narradores orales, solistas, poetas y tonadistas, para homenajear al mayor poeta bucólico del siglo XIX en Cuba y a la tradición cultural campesina, que constituye la esencia de esta cita.

La Fiesta Suprema del Campesinado Cubano estará dedicada el próximo año a Venezuela y a la figura del desaparecido líder Hugo Chávez Frías, quien trabajó incansablemente en la defensa de la cultura latinoamericana.

Según explicó Álvaro Caballero, director provincial de Cultura, para la edición 47 se espera una amplia representación del folclor de esa nación.“Recibiremos lo más auténtico del arte venezolano, de sus platos y trajes típicos, tradiciones, la música, principalmente la llanera”- precisó.

La espinela huele a juventud

El Cornito, finca donde El Cucalambé escribió la mayor parte de su obra, desbordó alegría con este gran guateque campesino, con una feria de artesanía, bailables, canturías, exposiciones de humor gráfico, encuentros de danzas, espectáculos y juegos tradicionales.

El Catauro de la Décima recibió a destacados exponentes del género en Cuba con recitales poéticos y presentación de textos. El espacio también acogió la premiación del Concurso Nacional de Glosas Canto Alrededor del punto y el Concurso Cucalambé en Décima Escrita.

En este último certamen, se demostró la fuerza de la décima que se cultiva aquí con el lauro que recibió Liliana Rodríguez, una joven escritora y repentista quien proviene de los talleres literarios y de repentismo infantil.

Jesús David Curbelo, escritor  e investigador quien participó en el XVIII Coloquio Iberoamericano de la Décima y el Verso improvisado y fungió como jurado de ese concurso, considera que la cita constituye un espacio necesario porque la décima sigue teniendo un peso importante en la tradición literaria cubana, a pesar de que algunas corrientes más de vanguardia no estén de acuerdo con eso.

“Ver como se va renovando y se va incorporando al discurso de vanguardia- destacó el Director del Centro Cultural Dulce María Loynaz-  me parece muy interesante desde el punto de vista literario, y desde el punto de vista cultural, un fenómeno de masas, es como la Feria del Libro, que ya tiene una historia, un gusto creado en al población”.

Resulta entonces paradójico, que en el principal espacio teórico de la fiesta, dedicado a  la riqueza de la espinela oral y escrita en Iberomérica,  varios creadores cubanos que han conquistado el lauro, se hayan pronunciado por la falta de respaldo que tiene desde 2011 el Premio Cucalambé en Décima Escrita, aun cuando, según apuntó el destacado narrador y poeta tunero Carlos Esquivel, lo mejor que se ha escrito en la poesía cubana de los últimos veinte años ha sido en décima.

Para Odalys Leyva, escritora quien recibió este galardón en 2008 con el poemario Los Césares perdidos, la jornada se reafirma como “una fiesta importante para la provincia y el país en general, una suerte de alegría”.

“Cada año me siento más viva – aseguró- cuando nos reunimos con otros escritores, los repentistas más importantes en estos momentos, los investigadores, el espacio teórico…Así conocemos cómo está la décima en las distintas provincias, a aquellos conservadores que quieren mantenerla tradicional y también a  los experimentadores que lo están haciendo de un modo formidable. La jornada debería vivir siempre: no sólo homenajeamos al Cucalambé, también nos homenajeamos a todos los creadores de la décima”.

Por su parte, el poeta y periodista Pedro Péglez percibe al encuentro como la fiesta mayor de un complejo artístico literario, si bien muchas veces no nos percatamos de que no solo se encuentra aquí esa vertiente de la cultura, sino que engloba varias especialidades.

“Cuando se habla de la décima cubana tenemos que pensar en todo un gran conglomerado que tiene dos columnas vertebrales,- expresó el autor de (In)vocación por el paria-  la décima oral improvisada y paralelamente la décima escrita. Una de las razones para que exista cierta discriminación con este complejo es que algunos consideran que sólo es parte de la cultura campesina, y no es así, abarca toda la cultura del país ofreciendo un muestrario ganancioso de por donde andan cada una de esas manifestaciones”.

Vivir la emoción del pie forzado

Por el valor lírico de sus décimas, Héctor Alonso, de Matanzas recibió el primer galardón en el Concurso Nacional de Improvisación Justo Vega, que hizo vibrar Las Canturías del Cornito con noveles y experimentados repentistas de varias provincias del país.

El escritor y repentista Juan Carlos García Guridi, de Mayabeque, quien participó como jurado de este singular torneo, considera que el “Justo Vega ostenta un prestigio, Las Tunas se merece un aplauso fortísimo por contribuir a la preservación de esta tradición, siendo una potencia más en el ámbito de la escritura que de la oralidad.

“Están haciendo un trabajo muy serio, han ganado mucho terreno en este sentido, y a partir de los tallares de repentismo creo que se han fortalecido porque hay nuevos poetas, como Liliana Rodríguez, una excelente improvisadora y la única mujer que participó en el certamen”.

Entre los invitados que asistieron a los festejos, del 27 de junio al primero de julio, hubo creadores e investigadores de Chile, Puerto Rico, México y Venezuela, y resultó muy interesante constatar similitudes y diferencias entre las distintas formas de improvisar.

Daniela Meléndez, de México, quien trajo la tradición del son jarocho, se ha interesado hace algunos años por reunir a mujeres cultivadoras de la décima en la nación azteca, porque a su juicio, estas tradiciones están generalmente representadas por hombres:

“He logrado organizar dos encuentros de mujeres soneras y versadoras porque la idea es continuar con la música, pero cantar desde nuestros propios versos, desde nuestra visión, desde nuestro sentimiento, para hacer una presencia no solo en México, sino en otras tierras”.

Por eso Daniela quedó encantada con la cita, y una de los momentos que no olvidará fue cuando compartió escena con Adriana Díaz Pimienta:

“Hicimos controversia, yo acompañada de son jarocho, ella acompañada del punto guajiro, pero en el punto guajiro yo zapateaba, y nos dimos cuenta que embonaba perfectamente. Ha sido una experiencia muy bonita, me siento muy feliz y espero volver pronto”.

Aún con algunas sombras en la concepción de los espectáculos artísticos y los espacios de su sede principal, El Cornito, la Jornada Cucalambeana demostró la autenticidad de la estrofa nacional, tanto oral como escrita, en nuestro país; la promesa de continuarla por parte de las nuevas generaciones y el caudal que resulta cuando intercambian entre sí las diversas formas de manifestación folclórica en Iberoamérica. Es por eso que el próximo coloquio, que será en 2015, abrirá un espacio para todas las tradiciones campesinas, con el propósito de salvaguardar esa cultura que distingue a las zonas rurales de nuestras regiones.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 + cuatro =