Las Tunas, Cuba. Martes 22 de Agosto de 2017
Home > Las Tunas > Manglares en peligro de naufragio

Manglares en peligro de naufragio

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Las Tunas.- El incremento del nivel del mar, junto a la mayor frecuencia e intensidad de los huracanes, la sequía, las inundaciones y otros fenómenos asociados al cambio climático y a irracionales conductas humanas, hacen cada vez más frágiles y vulnerables los manglares, que en Las Tunas, como en las demás provincias de Cuba y en muchos países, constituyen la primera barrera natural frente a eventos de gran impacto ambiental.

Por su extensión, los manglares cubanos se ubican en el primer lugar entre los países del Caribe y ocupan el noveno puesto mundialmente.

Presentes en más de las dos terceras partes de las costas cubanas, esas formaciones vegetales cubren alrededor del cinco por ciento de la superficie total del Archipiélago y representan un cuarto de su manto boscoso.

Bien manejados y explotados, los manglares contribuyen a la biodiversidad, el equilibrio ecológico y el desarrollo sostenible de las comunidades.

En esta nación existen cuatro especies fundamentales: el rojo (Rhizophora mangle), el prieto (Avicennia germinans), el patabán o mangle blanco (Laguncularia racemosa) y la llana (Conocarpus erectus).

Los manglares protegen las tierras interiores de las marejadas, las corrientes costeras, los fuertes vientos, la erosión causada por el oleaje, el incremento del nivel del mar, la penetración de virus y enfermedades, la salinización y el agotamiento del agua potable, entre otras afectaciones.

También amparan las embarcaciones y demás bienes materiales frente a los fenómenos atmosféricos y limitan el paso de sustancias contaminantes hacia los arrecifes coralinos y otros valiosos ecosistemas.

Bosques al fin, los manglares contribuyen a mejorar la calidad del aire, e igualmente sirven de refugio y fuente de vida a una variada fauna, integrada por peces, crustáceos y moluscos de gran valor nutritivo y alta demanda, además de abrigar a diversas especies de aves, tanto endémicas y autóctonas, como migratorias.

Sobre este último aspecto, Tiempo21 solicitó la opinión del ingeniero Amado Luis Palma, especialista del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) en la provincia de Las Tunas, cuya capital es esta ciudad de igual nombre, ubicada a 690 kilómetros al este de La Habana.

–Aquí contamos con ecosistemas muy relevantes –afirmó el experto-; por ejemplo, la Bahía de Malagueta, situada al norte, en la costa atlántica, y perteneciente al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), zona en la cual se refugian numerosas poblaciones de aves en determinadas épocas del año y que merece mejor manejo, una conservación más adecuada y un racional aprovechamiento de sus recursos.

“Aunque existen todo tipo de regulaciones técnicas y ambientales, incluida la Ley Forestal –agregó el ingeniero–, muchas personas inescrupulosas saquean las riquezas de los ecosistemas costeros con ánimo de lucro. El mangle rojo es la principal víctima de la tala ilícita, pues por su gran contenido de tanino se emplea crecientemente en el curtido de pieles y la fabricación de tintes, aun cuando hay especies exóticas invasoras con similares propiedades, como la casuarina, cuyo control y reducción resultarían beneficiosos”.

Según dijo el experto, la irracionalidad en el manejo de los manglares conllevó a poner en manos de la Fiscalía a varios transgresores de la legalidad en el norteño municipio de Jesús Menéndez, que es, sin embargo, el de mejores resultados en la reforestación de las costas, de acuerdo con informaciones ofrecidas a este diario por la Empresa Forestal Integral de Las Tunas.

Al respecto, el ingeniero Pablo César Ávila, director de esa entidad, reafirmó que se trabaja en la repoblación de todas las zonas costeras y en el fortalecimiento de su protección, para lo cual cuentan con el apoyo del Cuerpo de Guardabosques de Cuba, las Fuerzas Guardafronteras, las organizaciones de masas y los vecinos de cada comunidad.

Aunque afectados por intensos huracanes durante el último lustro, víctimas del incremento del nivel y las penetraciones del mar, contaminados por residuales químicos y orgánicos, y sometidos a una indiscriminada explotación por parte de inescrupulosos negociantes, los manglares cubanos, en general, y los tuneros, en particular, aún gozan de mejor salud que los de muchas otras partes del mundo, gracias a la coherente política medioambiental implementada desde el mismo triunfo de la Revolución.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Raúl Estrada Zamora

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Ha trabajado en todos los medios y fue director de la revista Transporte, de La Habana. Se inició en el diario 26 y trabajó como Jefe de Información en la Televisión. Fue editor de Tiempo21. Como reportero atiende los temas del programa alimentario y la agricultura, entre otros. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @Raulezdecuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


+ 9 = diez