Las Tunas, Cuba. Martes 17 de Octubre de 2017
Home > Cultura > Una Monedita que brilla más entre todas

Una Monedita que brilla más entre todas

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

darletis leyva

{youtube}7o_opX-6w2w{/youtube}

Darletis Leyva González
darletislg@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Hay que sembrar el amor/ de nuevo en los corazones//Vengo de ver los pichones/sobre su nido soñar//Yo sé borrar las amargas/ tristezas cuando me inspiro/ amo mi punto guájiro/ aquí canta Rayner Pargas.

Los pequeños Dianelis, Lorena y Rayner saludan cada día a la campiña de Las Tunas con sus melodiosas tonadas. Es difícil que quien los escuche no quede motivado ante tanto talento y cubanía. Ellos son tres de los protagonistas de un interesante proyecto de niños tonadistas, repentistas y cuenteros, cuya antesala fue el Taller “Francisco Riverón” de Las Tunas, con una década de existencia, y hoy La Monedita del Alma.

Tú que de Cuba has nacido
Entre las flores y plantas,
Y con dulce anhelo cantas
Como el sinsonte en su nido;
Tú cuya voz ha sabido
Cautivar mi corazón
Que de tu cítara al son
Me conmueves dulcemente,
Oye, y acoge indulgente
Mi sincera invitación.*

La Monedita del Alma nació hace unos años con el objetivo de unir la décima cantada con la cuentería y todo con el fin de salvaguardar nuestras tradiciones cubanas -dice Jennis Invernón Matos, profesora de la Compañía.

“En la compañía tenemos niños con tres años, pero ya cantan; son 16 en total y algunos hasta escriben décimas. La mayoría hace un gran esfuerzo porque viven en el campo y en municipios como Manatí; tienen que viajar hasta la ciudad cabecera y regresar, pero son muy puntales y aprovechan el tiempo. Todos los niños que deseen unirse al proyecto pueden hacerlo; siempre damos los talleres en la Casa Iberoamericana de la Décima de Las Tunas”.

Dianelis Pérez Velázquez es tonadista y cuentera, y con solo 11 años de edad asegura que en la Casa de la Décima le ha ido muy bien, pues la apoyan en todo. “La música para mí es como el aire que respiro”.

Rayner Pargas Ventura es uno de los bendecidos con el don de cantar música guájira. Desde muy pequeñito comenzó en este fascinante mundo y ahora a la edad de ocho años canta tonadas, hace rimas y ha vivido momentos inolvidables.

“Yo fui al Cubadisco y allí conocí artistas como Waldo Mendoza, Liuba María Hevia, Lidys Lamorú, entre otros. Mi proyecto de vida es la canción”.

En tu carrera brillante
Sigue cantor peregrino,
Que necesita el Turquino
Quien lo bendiga y lo cante:
Fija la vista un instante
Sobre tu pueblo natal,
Canta con voz celestial
Bajo del cedro y la juba,
Las bellezas que hay en Cuba
En la provincia Oriental.*

La pequeñita Lorena Lores Castro, con el rostro todavía asustadizo por su corta edad, nos contó:

“Tengo nueve años y a mí me gustan las tonadas porque mi familia completa es tonadista. Vivo en San Gregorio, por la Carretera de Jobabo, y a mí me encanta el mundo del arte”.

Alejandro Torres Caballero, con 14 años, es uno de los más creciditos en el proyecto y por eso lo siguen los niños. Él es tonadista, repentista y cuentero.

“Para mí cantar significa mucho ya que así expreso todos mis sentimientos, emociones y los motivos que tengo para cantarle a la Patria y a la campiña cubana”.

Aquí donde los jagüeyes,
Albergue de los sinsontes,
Dominan los altos montes
Cubiertos de curujeyes.
Donde crecen los cupeyes
Envueltos en jimirú
Do el esbelto manajú
Y otros árboles se mecen;
Hay bellezas que merecen
Quien las cante como tú.*

Diana Laura Ramírez Pérez también anda ya cercana a sus 15 primaveras y ha encontrado en La Monedita del Alma otra razón para vivir.

“Esto significa mucho para mí ya que puedo seguir rescatando la tradición de nuestro país y por eso todos los niños de la compañía apostamos”.

Pero si de controversia se trata Aliannis Martínez Polanco reta a Alejandro y lo pone en apuros porque el gallito sabe que ella enfila su espuela.

“Tengo 12 años, pero empecé cuando tenía tercer grado, porque me ha gustado siempre el canto. La música para mí es todo, ya que ha sido mi sueño desde chiquitica, y como viene en la sangre, aquí estoy”.

Canta ¡Oh! Bardo, canta, pues,
Los montes que admiro y amo,
Y las glorias de Bayamo
Cante el cisne bayamés.
La patria de Milanés
Bendiga tu dulce voz,
Y tú caminando en pos
De la gloria que hoy ansías,
Cantarás noches y días
A Lola, a Cuba y a Dios.*

En la Jornada Cucalambeana, que se desarrolla en Las Tunas desde el 27 de junio y hasta el 1 de julio, cumpleaños 184 del poeta insigne de este terruño, Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé, los niños de “La Monedita del Alma” regalarán su arte a todo el público que asista a El Cornito, con el mismo talento, amor y dedicación con que abrazan a sus fieles amigos cada tercer sábado del mes, en el Parque Vicente García de la urbe capital.

La Monedita de Alma es un proyecto cultural donde niños de Las Tunas no solo sueñan y son felices, sino que apuestan por mantener presente esa tradición campesina que nos distingue.

* Fragmentos de la Décima A Don José Fornaris del Libro Rumores del Hórmigo, obra de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, El Cucalambé.



Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


2 + = seis