Opinión

La doble moral del imperio

martinez pirezPedro Martínez Pírez
pmpirez@rhc.cu

Para la diplomacia norteamericana este miércoles 26 de junio fue un día fatal. Se celebraron dos fechas internacionales que ponen en evidencia el fariseísmo de la política exterior de Washington.

Desde 1987 fue proclamado por Naciones Unidas el 26 de Junio como el Día Internacional de lucha contra el uso indebido y el tráfico de drogas, y es Estados Unidos el mayor consumidor mundial de estupefacientes y el principal productor de marihuana en todo el orbe.

La droga es una mercancía, se rige por la ley de la oferta y la demanda, pero Estados Unidos busca siempre a los culpables fuera de sus fronteras, y se presenta ante el mundo como un campeón en la lucha contra el narcotráfico.

Es la doble moral del imperio.

Pero el 26 de Junio es también, desde 1997 el Día Internacional de las Naciones Unidas en apoyo a las víctimas de las torturas. Y no hay país como Estados Unidos mayor violador de los derechos humanos, como lo prueba la existencia desde hace años de una cárcel en la ilegal Base de Guantánamo en Cuba y la utilización indiscriminada de los drones para matar civiles desde aviones sin pilotos.

Los gobiernos de Estados Unidos no cumplen los convenios ni las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas.

Washington se siente y actúa por encima de la ley internacional e irrespeta todas las normas del Derecho, como lo demostró hace poco Edward Snowden, colaborador de la CIA e informante de la Agencia de Seguridad Nacional, quien reveló el espionaje secreto que lleva a cabo Estados Unidos contra centenares de millones de personas en el mundo, incluidos los propios estadounidenses.

Es la conducta de un país rico y poderoso que hace 21 años no cumple las resoluciones de la Asamblea General de la ONU que pide el levantamiento del criminal e ilegal bloqueo económico, comercial y financiero que durante más de medio siglo aplica Estados Unidos contra la pequeña pero rebelde República de Cuba.



Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


− 3 = tres