Historia

Maceo y Che vuelven a brillar en el tiempo

maura pena machadoMaceo y Che brillan en la historia.Maura Peña Machado
taura@rvictoria.icrt.cu

Una fecha patria nuevamente nos convoca, el 14 de junio: Dos gigantes que nunca alzaron sus espadas en busca de privilegios, sino para luchar por la libertad de su pueblo nacieron este día en diferentes años y geografía. Antonio Maceo Grajales, el más bravo de los soldados del campo insurrecto y el Argentino-cubano Ernesto Guevara de la Serna, uno de los hombres más nobles, más extraordinarios y más desinteresados, como lo calificó Fidel Castro.

Los nombres de Antonio Maceo y Ernesto Che Guevara están unidos por el mismo ideal y conducta. Maceo afirmó: “He deseado lo que puedo ser, un obrero de la libertad” porque tenía fe en el futuro y en la capacidad revolucionaria de los cubano.

El Che por su espíritu de sacrifico, abnegación y voluntad extraordinaria, logró llegar muy adentro en el corazón de cada cubano, de cada latinoamericano, de cada hombre y mujer que sintió su paso de gigante.

Este 14 de junio Maceo y el Che vuelven a brillar en el tiempo; no sobrevivieron a sus ideas, pero supieron fecundarlas con su sangre, y tocar las fibras más sensibles de los revolucionarios en su paso por la vida.

Recorriendo las vidas de estos hombres inmortales hallamos, o mejor, nos salen al paso sus imágenes repartidas en manos y rostros, en surcos y semillas. Son ecos de la memoria escapados del tiempo, voces que retornan en una fecha y convidan a actuar como lo hicieron ellos.

Maceo y el Che, por todo esto, se unen en nuestra memoria no solo cada 14 de junio por sus natalicios. Están presentes cada día, como símbolos de patriotismo, de dignidad, de altruismo y de intransigencia revolucionaria. Símbolos de rebeldía y de Revolución.

 

 

 

Artículos relacionados

Conmemoran aniversario 25 del sitio histórico San Miguel de rompe como Monumento Nacional

Ordey Díaz Escalona

El día en que el Granma llegó a puerto seguro

Redacción Tiempo21

Félix Varela: pensar como nación

Tania Ramirez

Enviar Comentario


3 − uno =