Cultura

Enrico vuelve a casa

enrco 1migueldn 12Miguel Díaz Nápoles
migueldn@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Enrico Daniel Álvarez Rodríguez vuelve a casa con las ansias de la primera vez y esta vez será para quedarse en esta ciudad que ya le echaba de menos, porque en jóvenes como él la provincia de Las Tunas tiene los cimientos de las artes plásticas para dar continuidad a ese movimiento que enaltece el alma.

Después de siete años entre trabajo y estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes de San Alejandro, de la capital cubana, este joven con un mundo de sueños y realidades, retoma el discurso del retrato para plasmar mediante el óleo y el acrílico sobre lienzo un torrente de rostros delineados a espátula, principalmente, con una técnica depurada, pero sobre todo, con un toque de distinción en el uso del color, que ofrece un aspecto pictórico a tantas caras de niños, mujeres y hombres, que iluminan esta vez la Galería taller de escultura Rita Longa, de esta ciudad.


Escuche declarariones de Enrico

Todo comenzó con la idea de la joven Dailín Carracedo, que acaba de egresar como historiadora del arte de la Universidad de Oriente, quien escogió a Enrico para tener una idea de cómo anda el quehacer de la nueva generación de artistas de la plástica en Las Tunas, y luego de un intenso trabajo de mesa, se lanzaron a la aventura que ha sido muy bien acogida por el público tunero.


Escuche declaraciones de Dailín Carracedo

Ocasión para el regreso es una exposición que realza al arte figurativo y muestra una mirada diferente, si se quiere inquisidora, de los rostros marcados por la época, pero sobre todo, por la impronta del momento, quizás porque han sido escogidos al azar, sobre la marcha.

Movimiento, ritmo y color son características de la muestra, con la cual tanto su autor como su curadora se sienten identificados y satisfechos, porque hasta ahora la crítica y el público han reconocido los valores de un joven de solo 28 años que descubre nuevos retratos a partir de personas reales y de la imaginación, que corre rauda por las ansias de Enrico.

Con su intención un tanto abstracta, con la figura humana como protagonista, Enrico se las arregla para echar a pelear el pincel con la espátula, en una suerte de reto que ya lo ha marcado y, sobre todo, le enseña el camino hacia futuras propuestas.

 

 

Artículos relacionados

Congreso de la AHS: Cuba necesita transformar sus espacios culturales

Redacción Tiempo21

Moncada, un asalto de amor en Las Tunas

Yanetsy Palomares Pérez

Debaten proyecto del Código de Ética periodistas de Radio Victoria

Yanetsy Palomares Pérez

Enviar Comentario


− dos = 3