Crónicas desde Venezuela

Caracas por siempre

Caracas (Venezuela).- Esta ciudad es grande y muy populosa tanto en majestuosos edificios como en las faldas y la cima de los numerosos cerros que rodean este valle de historias, leyendas y amores.

Aquí, la vida transcurre en pasos apurados y en una larga fila de autos, que recorren la extensa urbe, presionados por el tiempo.

Muchos de los que residen en la Gran Caracas son gente humilde que ama a Cuba y que respeta a ese pequeño archipiélago del mar Caribe, también por su humildad y por la ayuda solidaria que regala a hombres y mujeres venezolanos.

La mayoría calla; pero, cuando perciben nuestra cubanía, varios dan rienda suelta al agradecimiento y mencionan a Fidel y Raúl Castro como sus hermanos, amigos, primos y guías.

En un cerro, cuando un grupo de coterráneos caminábamos bajo el sol vimos a un anciano, cuyos labios se abrieron debajo del tupido bigote para dejar escapar en alta voz un saludo al Comandante cubano, al hombre que ayudó a despertar al continente.

Al pasar por un sitio aristocrático, otro venezolano nos llamó para saciar su curiosidad sobre el inolvidable boxeador Teófilo Stevenson, de quien contó anécdotas y engrandeció su dignidad, que nunca cambió por dinero.

Y en una buseta, una sencilla mujer se deshizo en halagos a la Mayor de las Antillas y a sus habitantes, en especial a los tres cubanos que vivieron en su casa de Petare, a los que fue a visitar en Yaguajay, allá en la provincia cubana de Sancti Spíritus hace ya algún tiempo.

Cambian los personajes y las circunstancias; pero, de manera perceptible para los cubanos, hay en Venezuela mucho amor por nuestro país y sentimientos buenos escondidos en el corazón de aquellos que hacen del agradecimiento una virtud.

Artículos relacionados

Impresiones de una enviada especial de la radio cubana en Venezuela

Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Profundas creencias religiosas marcan la cotidianeidad de los venezolanos

Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Sueños y realidades en Ciudad Caribia

Enviar Comentario


− 2 = cinco