Las Tunas, Cuba. Lunes 23 de Octubre de 2017
Home > Especiales > Crónicas desde Venezuela > Con mi dolor a cuestas, junto a Chávez

Con mi dolor a cuestas, junto a Chávez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Para los cubanos todos, y especialmente para mí, acercarme al legendario Cuartel de la Montaña fue un anhelo profundo, que parecía imposible, y a la vez una necesidad espiritual muy grande, pensando siempre en honrar al hombre fiel a su pueblo, al amigo de los pobres, al hermano de Fidel Castro, Simón Bolívar y José Martí.

Cuando la vida me dio la oportunidad fui presurosa, por mí, por mis hijos y demás familiares, por los hombres y las mujeres que desde Cuba también desean venir y fui, especialmente, a llorar mi dolor, un dolor inmenso que desbordó los corazones de muchos aquel fatídico 5 de marzo.

Llegué a la Parroquia 23 de enero, en un cerro de Caracas, aprecié la belleza de la instalación militar convertida en monumento histórico y admiré el cañón que cada día dispara una salva para recordar que a las 4:25 de la tarde se apagó la vida física de uno de los hombres más inmortales.

 

Escuche la crónica

 

Miré, desde allá arriba, el Palacio de Miraflores y una buena parte de la capital venezolana, y solemnemente, con el corazón latiendo fuerte, me dispuse a entrar al Cuartel de la Montaña.

Fue un momento conmovedor, no solo por la voz de Hugo Chávez entonando llaneras y joropos, sino por la alegría de su sonrisa eterna, el amor al pueblo venezolano, las imágenes con Fidel y Raúl Castro, su rostro empapado por la lluvia en la campaña electoral… por su aliento incontenible a luchar por la unidad latinoamericana y caribeña.

Emociona ver y tocar la Flor de los Cuatro Elementos, un mausoleo que guarda, como un preciado tesoro, los restos mortales de un hombre que ya es pueblo; que es pasado y presente; pero, que también es futuro porque enseñó a pensar, orientó acciones, ideó proyectos.

Y emociona también saberlo honrado con una guardia de honor perfecta y respetuosa y con fieles palabras que nacen del alma de guías y militares que lo acompañaron en vida y lo escoltan ahora tras la muerte.

Luego de homenajear al Comandante eterno, en su sepulcro, siento un enorme orgullo y confirmo que su obra continuará en los protagonistas del mañana y en el amanecer que alumbra a Venezuela desde hace 14 años.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Periodista. Graduada de la Universidad de Oriente. Máster en Ciencias de la Comunicación. Fue jefa de Redacción y subdirectora del Sistema de Radio en la provincia de Las Tunas. Como reportera atiende temas del Programa alimentario y le gustan las historias de vida. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba. @YenimaD

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


× cinco = 25