Crónicas desde Venezuela

Con mi dolor a cuestas, junto a Chávez

Para los cubanos todos, y especialmente para mí, acercarme al legendario Cuartel de la Montaña fue un anhelo profundo, que parecía imposible, y a la vez una necesidad espiritual muy grande, pensando siempre en honrar al hombre fiel a su pueblo, al amigo de los pobres, al hermano de Fidel Castro, Simón Bolívar y José Martí.

Cuando la vida me dio la oportunidad fui presurosa, por mí, por mis hijos y demás familiares, por los hombres y las mujeres que desde Cuba también desean venir y fui, especialmente, a llorar mi dolor, un dolor inmenso que desbordó los corazones de muchos aquel fatídico 5 de marzo.

Llegué a la Parroquia 23 de enero, en un cerro de Caracas, aprecié la belleza de la instalación militar convertida en monumento histórico y admiré el cañón que cada día dispara una salva para recordar que a las 4:25 de la tarde se apagó la vida física de uno de los hombres más inmortales.

 

Escuche la crónica

 

Miré, desde allá arriba, el Palacio de Miraflores y una buena parte de la capital venezolana, y solemnemente, con el corazón latiendo fuerte, me dispuse a entrar al Cuartel de la Montaña.

Fue un momento conmovedor, no solo por la voz de Hugo Chávez entonando llaneras y joropos, sino por la alegría de su sonrisa eterna, el amor al pueblo venezolano, las imágenes con Fidel y Raúl Castro, su rostro empapado por la lluvia en la campaña electoral… por su aliento incontenible a luchar por la unidad latinoamericana y caribeña.

Emociona ver y tocar la Flor de los Cuatro Elementos, un mausoleo que guarda, como un preciado tesoro, los restos mortales de un hombre que ya es pueblo; que es pasado y presente; pero, que también es futuro porque enseñó a pensar, orientó acciones, ideó proyectos.

Y emociona también saberlo honrado con una guardia de honor perfecta y respetuosa y con fieles palabras que nacen del alma de guías y militares que lo acompañaron en vida y lo escoltan ahora tras la muerte.

Luego de homenajear al Comandante eterno, en su sepulcro, siento un enorme orgullo y confirmo que su obra continuará en los protagonistas del mañana y en el amanecer que alumbra a Venezuela desde hace 14 años.

Artículos relacionados

Impresiones de una enviada especial de la radio cubana en Venezuela

Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Profundas creencias religiosas marcan la cotidianeidad de los venezolanos

Yenima Díaz Velázquez (Enviada especial)

Sueños y realidades en Ciudad Caribia

Enviar Comentario


6 × = cincuenta cuatro