Las Tunas, Cuba. Domingo 24 de Septiembre de 2017
Home > Historia del Deporte en Las Tunas > Un talento que se frustró

Un talento que se frustró

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

En los más de 100 años de historia del béisbol tunero, no pocos jugadores con talento para imponerse se perdieron en pocos años y por diversas razones, como el caso del lanzador derecho Ernesto Acosta López, quien deslumbró a los técnicos de todo el país desde la categoría escolar y hasta la juvenil.

Sobrino de uno de los grandes serpentineros de este territorio, el derecho Ángel López Jiménez, Ernesto fue un cinchete en los escolares, cadetes y juveniles, sobre todo en esta última categoría en la cual llegó a integrar la selección nacional en un campeonato mundial, con resultados sobresalientes.

Espigado, con más de seis pies de estatura, una recta que llegaba hasta las 90 millas, excelente rompimiento, buen cambio y control, este muchacho “pintaba” para cosas grandes en la pelota cubana, al tiempo que constituyó la principal esperanza del pitcheo local en la década del 80 del pasado siglo.

Recuerdo su debut frente a la novena de Holguín, en el estadio del poblado de Buenaventura, cabecera del municipio de Calixto García. Trabajó solo dos o tres entradas, pero impresionó sobremanera por sus elegantes movimientos en el box, la velocidad de sus envíos y el dominio de la zona de strike, pese a enfrentar por vez primera a bateadores de la máxima categoría.

De inmediato, Ernesto Acosta se convirtió en uno de los tiradores de primera línea del equipo de Las Tunas en la Serie Nacional, mas en poco tiempo su rendimiento comenzó a bajar, pasó a la condición de relevista, hasta que debió decir adiós al béisbol activo por una lesión en su brazo de lanzar. Se frustraba así una gran promesa del montículo en Cuba, cuando apenas contaba con 25 años de edad.

Por las razones expuestas sus números no fueron buenos durante cinco series nacionales, en las que trabajó en 73 partidos, con balance negativo de nueve éxitos y 24 derrotas, propinó dos lechadas, su promedio de carreras limpias fue de 4,63, ponchó a 100, regaló 96 boletos, 19 de ellos intencionales y los bateadores contrarios le conectaron para 303. Permitió 284 imparables, entre ellos 45 dobletes, cinco triples y 15 jonrones.

Después de este duro golpe que le dio la vida, Ernesto Acosta ha trabajado de entrenador de béisbol y funcionario de la Dirección provincial de Deportes, cumplió misión de ayuda técnica en Colombia y Venezuela con resultados reconocidos, además de ser uno de los más activos miembros de la Comisión de Atención a Atletas del territorio, seleccionada entre las mejores del país por su funcionamiento integral.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Juan E. Batista Cruz

Periodista. Graduado de la Universidad de Oriente. Jubilado. Se desempeñó como reporteros para los temas del deporte en el diario y semanario 26 y comentarista deportivo de la radio y la televisión. Es toda una institución en el conocimiento de los temas deportivos, y tiene un reconocimiento a nivel nacional. A pesar de estar jubilado mantiene una vida activa dentro del Periodismo de Las Tunas.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


siete × 2 =