Gente

Vocación de ganadero

zenia camejo llanesordeno vacaZenia Camejo Llanes
zenia77@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Con una tradición de familia en el barrio obrero El canal, donde todos los Mojena han dedicado años a la ganadería, Yuliesky Morales Mojena colma, cada jornada, de cuidados y atenciones a las reses. Cuida, en especial, a las vacas de ordeño, las mismas que aportan una cifra considerable de la leche que consumen los niños de esa comunidad del municipio de Jesús Menéndez.

Con gran apego a esta ocupación, que mucho toma de su tiempo de recreo, este joven de 28 años es uno de los más destacados en la producción de alimentos en Chaparra, logro que debe a sus desvelos desde que se gradúo como técnico veterinario en el politécnico local.

Cuando todos duermen placidamente en El canal, Yulieski comienza su día a las 2.00 de la mañana. Ordeña las vacas y lleva a las bodegas más de 60 litros de leche que van a parar a las casas donde hay niños pequeños, ancianos  y mujeres embarazadas, quienes agradecen la calidad del producto y la sistematicidad de la entrega.

“El resto del día -acota el joven ganadero-, me dedico a llevar a pastar mis reses. Guardo los terneros y atiendo también a los caballos, puercos, y aves, pues de la salud de mis animales depende, en gran medida, la buena alimentación de los habitantes de este poblado.”

Con una conversación amena en la sala de su casa, que gracias a su constancia en la entrega de carne y leche a la Cooperativa Frank País está amoblada con los equipos electrodomésticos indispensables para vivir modernamente en el medio del campo, Yulieski nos cuenta cómo los alumnos del politécnico vienen a aprender a ordeñar, desparasitar animales, alimentarlos y atender partos, tal y como pudimos apreciar en el patio de su casa, cuando el alumbramiento de China, una de sus mas jóvenes vacas, nos sorprendió a todos.

La fortaleza y salud del ternero que, a ojos vistas, sería un buen torete en poco tiempo, muestran cuánto influye la dedicación de los Mojena a la ganadería en el compromiso de Yulieski con el cuidado de estos animales.

Es por ello que el hecho de ser vanguardia no solo es un orgullo, sino un reto para seguir honrando a la juventud de Menéndez, e incentivar a las nuevas generaciones que crecen en las zonas rurales a insertarse en los planes de producción de alimentos, ya sean en la agricultura o la ganadería, con una base sustentable, que reduzca las costosas importaciones y haga crecer a la vez el amor del hombre por la tierra.



Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


2 + siete =