Opinión

Inconvenientes de los chupetes electrónicos

ada cristina higuera tur

computadora ninosAda Cristina Higuera Tur
adacrist@enet.cu

La expresión chupete electrónico pudiera causar risa de primera instancia. Sin embargo, sus efectos nocivos sobre el comportamiento de los pequeños de casa obligan a tomarla más en serio.

Al tema se refirieron, recientemente, destacados especialistas en la Mesa Redonda que transmitió la televisión cubana el pasado 15 de mayo, en ocasión del Día Internacional de la Familia.

Se insistió en los daños que provoca, al buen desarrollo de la conducta de los infantes, las interminables horas de juegos en la computadora, frente a la pantalla de la TV o equipos de videos.

En Cuba se aprecia una fuerte tendencia en las nuevas generaciones a concederle un lugar privilegiado a la tecnología. Es así como se reducen los horarios que pueden dedicar al entretenimiento sano, la lectura, o el compartir con amigos y otros miembros del hogar.

Igual sucede en la mayoría de los países, donde internet, el chat, los mensajes de texto al celular, los envíos de un e-mail y las redes sociales, por ejemplo Facebook, mantienen prácticamente enajenados a los jóvenes.

Como una seria amenaza a la comunicación se catalogan estos “chupetes electrónicos”, los cuales se aceptan con el noble propósito de que los niños permanezcan tranquilos en casa. Pero como siempre el exceso es malo, lo que pudiera dar un poco de sosiego a los padres se revierte en tiempo limitado para el estudio individual y el desarrollo social pleno de los hijos.

Los expertos coinciden en que estas herramientas comunicativas y de esparcimiento no deben ser demonizadas, pues resultan también un instrumento eficaz para el enriquecimiento humano y la distracción. Por tanto, no están exentos de ampliar la visión del mundo y promover adecuadas conductas.

Dirían en otro popular programa televisivo de Cuba que “se trata de ofrecer la dosis exacta”, siendo conscientes de que el mal uso o abuso crea hábitos y acarrea negativas consecuencias emocionales, físicas e intelectuales.

Artículos relacionados

Por un bien común: erradiquemos el hambre

Adialim López Morales

Las niñas, por un espacio significativo

Yanely González Céspedes

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Enviar Comentario


cuatro × 8 =