Opinión

De cuando los estadios jugaban al zoológico

carlos tamayo rodriguezCarlos Tamayo Rodríguez
uneactun@uneac.co.cu

Domingo por la mañana: Un niño entra al zoológico; su padre le enseña los nombres de los animales. Más tarde irán al acuario; al anochecer regresan a la casa en el campo.

Domingo siguiente por la tarde: Llueve y la promesa del padre de llevar a su hijo al estadio no puede cumplirla. Lo consuela porque escucharán reportes de los juegos de pelota que trasmitirá la radio desde todos los terrenos del país.

A medida que escucha, al niño se le viran los ojos: los gallos pelean con los elefantes, los leones enloquecen por las avispas, los toros quedan mutilados por los tiburones; ladran los cachorros mordidos por los cocodrilos, mientras los caballos alazanes patean a los tigres que los desgarran.

De pronto unos cazadores les disparan a los indios y a los leñadores, y en medio de esos combates, huracanes arrancan las naranjas y los piratas desaparecen por un tsunami verde.

El niño, con los ojos desorbitados a consecuencia de semejantes narraciones beisboleras, cuando ya es víctima de un lamentable estrabismo semántico, le cuestiona al padre: ¿De veras el domingo pasado me llevaste al zoológico y al acuario? 

 

Artículos relacionados

Apostemos por una escuela más integral

Telma Machado Escanio

Consumir lo nuestro

Yanetsy Palomares Pérez

El legado de la Generación del Centenario, inspiración profunda para los jóvenes de hoy

Enviar Comentario


− dos = 4