Gente

Un tunero que nació campesino

campesino francisco riveroaleida naval santosAleida Naval Santos
anaval@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.- Francisco Rivero García nació campesino, porque su padre lo es. De ahí su habilidad como agricultor. Actualmente se dedica a la actividad de cultivos varios en el municipio de Amancio, de esta oriental provincia, distante de La Habana a 690 kilómetros.

Para sembrar su pedacito de tierra se acogió al decreto 259 y está asociado a la Cooperativa de Créditos y Servicios, CCS Mártires de Pino Tres. En este año tiene el compromiso de entregar al Estado siete toneladas de frijol, pero aspira a sobrecumplir esa cifra.

Había terminado el horario del almuerzo cuando llegamos a su finca.

Unos 20 hombres se aprestaban para comenzar a descascarar el frijol recién cosechado. Confieso que ante la apariencia de la máquina dudamos de su efectividad, pero una hora después había mucho grano ensacado.

En la caballería de que dispone, además del frijol, este agricultor tiene otros cultivos, entre ellos, plátano, malanga, piña, maíz, calabaza y tomate.

campesinos frijolesAunque no se considera un ganadero, el pasado año entregó alrededor de cinco mil litros de leche, pero insiste en que no tiene mucha experiencia: “trajimos unas vaquitas para el consumo de la casa, pero se han ido desarrollando. Tratamos de que coman bastante, que no les falte el agua, y me han dado lo que tienen que dar e, incluso, más.”

Dimari Briñona Acebedo desde hace 20 años es la compañera en la vida de Francisco. Con él tiene dos hijas adolescentes. De su esposo dijo que “él es un hombre magnífico que se esfuerza mucho. Es incansable para el trabajo y aporta comida al pueblo. Nos sentimos bien en su compañía.”

Francisco Rivero García, ejemplo de agricultor para quienes, como él, se empeñan en sacarle a la tierra sus mejores frutos. Se inspira cada amanecer en hombres como Niceto Pérez García, hombres que murieron para que los cubanos puedan tener su parcela y hacerla producir en libertad.  

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


− 9 = cero