Gente

Nila, la súper centenaria de Las Tunas

nila
Ver vídeo

florinda gonzalezFlorinda González Leyva
florinda@rvictoria.icrt.cu

El sol comienza a despuntar en el horizonte y sus rayos tienen el privilegio, cada mañana, de darle los buenos días a esta anciana que escoba en mano embellece el patio familiar, donde no faltan flores, gorriones, árboles y aves de corral; solo un pequeño malestar en una rodilla le recuerda que es la tunera con mayor cantidad de años vividos.

Petronila Ernat Vázquez, con una amplia sonrisa se sorprende de su larga existencia y confirma su fecha de nacimiento como el 29 de abril del año 1900, por lo que ganó la corona como la Súper centenaria de la provincia de Las Tunas, al ser la mayor de los 140 longevos que ya rebasan los 100 años en este territorio oriental, situado 690 kilómetros al este de La Habana.

Nila, como familiarmente se le conoce se, beneficia del programa del Ministerio de Salud Pública destinado a ofrecer atención al adulto mayor, de cuya población forman parte más de mil 500 personas centenarias en Cuba, donde la expectativa de vida se acerca a los 80 años de edad.

La doctora Iliana Reyes Leyva, Master en Longevidad y Especialista en Medicina General Integral, reconoce la calidad de vida de Petronila, y la esmerada atención médica que ha recibido, de la cual es protagonista en estos últimos 12 años, por lo que augura grandes posibilidades de que llegue a cumplir los 120.

En este Día de las madres Nila se siente satisfecha de los valores que ha formado en su familia, pues aunque solo procreó un hijo, tuvo que conducir la crianza de sus 10 hermanos por ser la mayor de ellos, cuando en Cuba las condiciones de vida eran muy difíciles, máxime al ser pobres y de la raza negra.

Algunos recuerdos están difusos en su memoria, sin embargo rememora con nitidez aquellos años lejanos cuando trabajó en la finca de Birán, en el oriente cubano, y conoció, siendo aún un niño, a quien luego se convertiría en el líder histórico de la Revolución: Fidel Castro Ruz, autor intelectual de esa obra de infinito amor que también tocó a las puertas de esta mujer, de manera muy especial porque comenzó a ser persona.  

Nila siente que el trabajo y la alimentación sana son la fuente de su prolongada vida. Ha experimentado los rigores de las labores en el campo; cafetales, cañaverales y sembradíos han sido testigos de su largo andar, pero también reconoce que le place degustar un buen ajiaco criollo, ensaladas, frutas y berro con pescado.

Petronila acaba de cumplir 113 años, se acerca al japonés Jiroemon Kimura, dueño del record Guinness como la persona más anciana del mundo, se apresta a buscar la meta de los 120 y no acepta el apelativo de “Vieja” pues dice que disfruta de una eterna juventud.


 

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


+ uno = 2