Las Tunas, Cuba. Miércoles 13 de Diciembre de 2017
Home > Especiales > Lecturas > Mitos y realidades de las lluvias de mayo

Mitos y realidades de las lluvias de mayo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

lluviasMarta Hernández
mh@ain.cu

El mes de mayo llegó a Cuba con lluvias en casi toda la Isla, según informes del Instituto de Meteorología. Pueblos y ciudades adquieren un colorido especial con el despliegue de paraguas, capas y sombrillas que mujeres, hombres y niños llevan para resguardarse.

Abundan artefactos de todo tipo y diseños, pero los que más llaman la atención son los decorados con pinturas de René Portocarrero, Flora Fong, Amelia Peláez y otros artistas cubanos, comercializados en la red de tiendas Artex.

Los primeros torrentes provocan en los hogares la costumbre de recoger el líquido, acción avalada por la creencia popular de que es agua pura, beneficiosa para la piel y la salud.


Carmen Rodríguez, una vecina de la provincia de Villa Clara, de 86 años, cada primavera acopia el primer aguacero de mayo, y aseguró a la ACN que esta práctica tiene sus peculiaridades. Solo se aprovecha la que cae directamente del cielo, no puede colectarse la que rueda por las canales porque está llena de suciedades.

“Mayo llegó con fuertes aguaceros. Es augurio de que lloverá todo el mes. Eso favorece la agricultura y reverdece los pastos para el ganado”, dijo a la ACN Ireneo Novoa, campesino de 87 años.

Para los cubanos más jóvenes, como Elizabeth González, la llegada del quinto mes con precipitaciones fuertes da la posibilidad de poder comer mangos.

“En la casa siempre me dicen que debo esperar que caigan las primeras lluvias para degustar esa fruta. En esta ocasión por suerte, los chaparrones empezaron desde el primer día”, comentó la joven de 19 años.

Orestes León, labrador octogenario, argumentó que la costumbre de esperar los temporales de mayo para recoger y comer los mangos es antigua, porque en abril las precipitaciones son menores y los frutos no alcanzan la maduración necesaria para el consumo.

“La llegada de la primavera con abundantes lluvias es siempre bienvenida por los campesinos porque favorece el crecimiento de las plantas y augura buenas cosechas”, explicó Abel Hernández, de la cooperativa Niceto Pérez.

El agricultor añadió que estos beneficios traen aparejadas algunas desventajas como el crecimiento de las malas yerbas, pues al menor descuido se puede perder la plantación si no la atienden a tiempo.  

“Los rebrotes de las gramíneas con los aguaceros benefician al ganado, siempre y cuando esté bien alimentado. De no ser así, la cantidad de líquido que traen las nuevas plantas puede provocar trastornos digestivos, sobre todo en los terneros”, aseveró Guillermo López, ganadero. (Agencia Cubana de Noticias)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


dos + 6 =