Las Tunas, Cuba. Martes 24 de Abril de 2018
Home > Salud > La memoria y las dificultades para recuperar recuerdos

La memoria y las dificultades para recuperar recuerdos

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

estres mujerDai Liem Lafá Armenteros
dla@ain.cu

La memoria es una función del cerebro y a la vez un fenómeno de la mente que permite al organismo codificar, almacenar y evocar la información del pasado. Posibilita retener experiencias vividas y, según el alcance temporal, se clasifica convencionalmente en memoria a corto, mediano y largo plazo.

Pero algo que muchas personas desconocen es que no solo la edad y enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer afectan negativamente a este tesoro humano, sino que también ciertas situaciones fisiológicas y algunos hábitos hacen su “trabajo” más difícil a la hora de almacenar y recuperar recuerdos.

Uno de los principales factores que obran en contra de la actividad de la memoria es el estrés crónico, pues, según la revista científica Neuron, las hormonas del estrés afectan negativamente la función de la corteza prefrontal, una región del cerebro que se ocupa, entre otras cosas, de la toma de decisiones y de almacenar la memoria de trabajo, que guarda información por un breve lapso de tiempo.

Y todo porque “las señales en esta zona se transmiten a través del glutamato, cuyos niveles caen cuando nos estresamos reiteradamente”, explica un artículo de la revista española Muy Interesante.

El embarazo es también un proceso fisiológico que influye en la memoria, pues las embarazadas tienen una especial predisposición a ver mermada su memoria espacial, que sirve para orientarse y recordar dónde dejamos las cosas, según apunta un estudio presentado en la Conferencia Anual de la Sociedad Británica de Endocrinología.

Señala que esta pérdida de memoria deviene más acusada en los dos últimos trimestres del embarazo, y se mantiene hasta tres meses después del nacimiento del hijo aunque, por suerte, es reversible.

El hábito de fumar, conforme a estudios científicos, revela que los fumadores tienen peor memoria que los no fumadores, en tanto se confirma que dejar esta adicción revierte estos efectos nocivos.

La hipertensión también aporta su carga negativa, ya que a partir de los 45 años de edad, la presión arterial alta o hipertensión se asocia con una pérdida de memoria, conforme evidenció un estudio realizado en la Universidad de Alabama.

Los autores lo atribuyen a que la presión sanguínea alta debilita las pequeñas arterias del cerebro, lo que puede desencadenar daños neuronales.

Otro tanto dañino lo anota el exceso de grasa. Si nuestra dieta incluye demasiadas del tipo saturadas y colesterol, el cerebro se inflama, la función nerviosa se altera y la memoria de trabajo o memoria inmediata se reduce, tal y como se desprende de una investigación dada a conocer en la revista Journal of Alzheimer’s Disease.

El portal cubano de salud Infomed cita también un estudio publicado en la revista Journal of the International Neuropsychological Society, el cual apunta que las personas desean saber cómo les puede ir bien con su memoria.

La científica Emily Rogalski, líder de pesquisas en torno al tema, refirió que aunque no existe una respuesta clara, es muy probable que la genética y llevar un estilo de vida sano tengan su influencia en el logro de este resultado. (Agencia Cubana de Noticias)
  

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, una editora, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


4 + siete =