Las Tunas, Cuba. Jueves 24 de Agosto de 2017
Home > Las Tunas > La malanga, un cultivo económico, ecológico y seguro

La malanga, un cultivo económico, ecológico y seguro

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

raul estrada zamora

José Luis Pérez Diéguez.

Entrevista a José Luis Pérez Diéguez

Raúl Estrada Zamora
estrada@enet.cu

Jesús Menéndez, Las Tunas.- Por su alto valor nutritivo, la malanga es una vianda muy apreciada en casi todo el mundo. Su cultivo resulta económico, ecológico y seguro, según lo confirma el campesino José Luis Pérez Diéguez, residente en este municipio de la provincia de Las Tunas, ubicado a unos 760 kilómetros al oriente de La Habana.

Este hombre emprendedor y laborioso es integrante de la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) Oscar Lucero, enclavada en la localidad de Las Tapas, una zona de fuerte tradición bananera, pero con escasa experiencia en la producción de malanga.

Por su permanente apoyo al progreso de la agroecología y la diversificación de las producciones, José Luis fue uno de los primeros campesinos seleccionados para impulsar en Las Tunas el fomento de la malanga, un programa nacional dirigido por el Ministerio de la Agricultura (MINAG).

Entrevistado por Tiempo21 sobre los resultados preliminares de ese proyecto, dijo que hasta el momento son muy positivos. Comentó que al principio nadie quería arriesgarse en ese tipo de cultivo, sobre todo porque exige bastante agua y en general se consideraba muy costoso.

–Yo fui atrevido, asumí la tarea que me encomendaron, inicié el experimento y ahí están los datos –afirmó-. El año pasado obtuve rendimientos superiores a los 300 quintales por hectárea (más de 13 toneladas en igual medida de superficie), aun cuando me faltó agua para el riego. Incluso, usted pudo apreciar las huellas de la sequía en las plantas –le recordó al periodista.

–Hoy la situación parece mucho más favorable –aseguró el productor–, pues aunque el líquido escaseó en determinado momento, inicialmente la plantación contó con la humedad necesaria, al igual que ahora. Este año espero cosechar más de 500 quintales por hectárea (cerca de 23 toneladas).

De acuerdo con sus personales vivencias, José Luis manifestó que se trata de un cultivo noble, implica trabajo, pero no es exigente en cuanto a fertilizantes químicos, plaguicidas y otros costosos productos, sino que puede ser plenamente sustentable a partir del uso de materia orgánica y el manejo ecológico de plagas.

–También es un cultivo seguro, sobre todo en las condiciones climáticas nuestras –dijo–, porque es fuerte ante los vientos. Aquí el huracán Ike nos devastó la agricultura totalmente, pues casi de forma exclusiva nos dedicábamos al plátano: arrasó con los platanales. Yo perdí toda mi economía y tuve que empezar de nuevo –afirmó, y sonrió con cierta tristeza, pero enseguida agregó, optimista y convencido:

–La introducción de la malanga es una forma de diversificar la agricultura, por ejemplo hoy yo tengo más de cinco cultivos; cuando el ciclón Ike tenía uno solo, como ya dije, y me lo devastó. Hace poco por aquí pasó otro ciclón, nos tumbó un poco de plátano, pero nos dejó la malanga, la fruta bomba (papaya) y otras plantaciones –argumentó.

José Luis informó que ante esas irrebatibles evidencias, los campesinos han ido sumándose al programa.

–Ya tengo demanda para toda la producción que espero alcanzar este año –aseveró, y explicó–: A mí me pidieron abastecer de semilla a todos los interesados en cultivar esa vianda en esta zona del norte tunero. Comencé por una hectárea, la cual me permitió plantar las cinco que ahora tengo, y con esas podrán sembrarse, cuando menos, otras 30.

Existen dos géneros de malanga comestible muy bien definidos: la Colocasia, amarilla y procedente del continente asiático, y la Xanthosoma, originaria de Suramérica y el Caribe, la cual aporta la variedad blanca, y es la que están ayudando a multiplicar José Luis y otros campesinos en el territorio de Las Tunas.

Con un nivel proteico superior al de la papa y la yuca, cualquiera que sea el género, la malanga tiene otros altos valores nutritivos y constituye un alimento fácilmente digerible, razones por las cuales tradicionalmente se ha incluido en la dieta de niños, ancianos y personas enfermas.

Aunque por lo general en Cuba solo se aprovecha el tubérculo de la planta, en otros países consumen igualmente las hojas, sobre todo las del género Xantosoma, que, preparadas en forma de ensalada o combinadas con carnes o pescado, resultan muy nutritivas y gozan de gran demanda.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePrint this page

Sobre Redacción Tiempo21

Encargada de realizar todo el trabajo del Grupo Internet y Tiempo21. Integrada por un Editor-jefe, dos editoras, un fotorreportero y camarógrafo, un director de fotografía y camarógrafo y un desarrollador Web. Es un equipo multidisciplinario y multioficio, que desarrolla las principales labores del Periodismo Hipermedia. Además de tiempo21, tiene un canal de Video-TV, y otros espacios. @tiempo21cuba

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*


7 − = seis