• Portada
  • Las Tunas
  • Consolidan en Las Tunas cultivo de papaya cubana de excelente calidad
Las Tunas

Consolidan en Las Tunas cultivo de papaya cubana de excelente calidad

papaya-Maradolraul estrada zamoraRaúl Estrada Zamora
estrada@enet.cu

Las Tunas.- Los agricultores de la provincia de Las Tunas continúan consolidando la producción de papaya, sobre todo la denominada Maradol, que fue obtenida en Cuba hace alrededor de 60 años y hoy es una de las tres variedades de ese fruto más diseminadas por el mundo.

En lo que va de año los agrarios tuneros han obtenido una alta cantidad de ese alimento, sobrepasan ampliamente sus planes, superan la producción registrada en similares meses de 2012 y hoy se hallan en medio de una cosecha, al parecer copiosa.

Durante el pasado año los fruticultores de Las Tunas recolectaron cinco mil 640 toneladas de papaya, parte de las cuales fueron enviadas a la industria con el fin de sustituir importaciones de compotas destinadas a los niños y dulces de amplia demanda popular.

Así lo informó el Ministerio de la Agricultura (MINAG) en esta ciudad, capital de la provincia de igual nombre, 690 kilómetros al este de La Habana.

Especialistas de la Unidad Empresarial de Base (UEB) con que cuenta la Industria de Conservas de Frutas y Vegetales en la provincia de Granma, afirman que los agricultores tuneros aportan las papayas de mejor calidad que se procesan en sus dos fábricas, situadas, una en la ciudad de Manzanillo y la otra en el poblado de Yara. Así lo confirmó por vía telefónica a Tiempo21 Enrique Chávez Olivera, funcionario de aquella entidad.

La papaya goza de gran demanda mundial por su valor nutritivo en cuanto al contenido de vitaminas, el favorable efecto que tiene en la digestión y la asimilación de los alimentos, y por el aporte de papayina, sustancia cuyo empleo se ha generalizado en la clarificación de cervezas y para ablandar carnes.

Respecto a la variedad Maradol, es muy apreciada por los buenos rendimientos de las plantas y su resistencia a las altas temperaturas y a las plagas, pero, sobre todo, porque sus frutos se caracterizan por tener gran consistencia y coloración, aroma y sabor muy agradables.

Fue obtenida entre 1938 y 1956, gracias a la paciente experimentación del campesino y científico autodidacto Adolfo Rodríguez Rivera, padre del doctor Adolfo Rodríguez Nodals, actualmente director del Instituto de Investigaciones Fundamentales en Agricultura Tropical (INIFAT) y jefe del Grupo Nacional de Agricultura Urbana y Suburbana.

Sobre la denominación de Maradol, se sabe que proviene de la combinación de María y Adolfo, nombres del inventor y su esposa.

Artículos relacionados

Modernizarán tecnología para la producción industrial del Combinado 25 de Diciembre en Puerto Padre

Redacción Tiempo21

Proyecto comunitario 16 de octubre, la vida de Migdalia Igarza

Claudia Pérez Navarro

Criadora de cabras de Las Tunas a Congreso Internacional

Roger Aguilera

Enviar Comentario


+ tres = 8