Lecturas

Una industria turística que aprovecha los mitos y fantasmas

castillo oxfordLondres.- La industria turística británica aprovecha hoy con más fuerza que nunca su riqueza mítica y de fantasmas, esbozados en leyendas y la literatura, con la finalidad de atraer viajeros desde cualquier parte del mundo.

Para turoperadores y agentes de viajes, personajes como Jack el Destripador o espíritus de castillos significan una atracción particular por aprovechar, para algunos con la finalidad de hacer reír, para otros como novedad histórico-literaria.

Precisamente, este 2013 se cumplen 125 años de los muy nombrados crímenes de Whitechapel que originaron la leyenda de Jack el Destripador, y esa macabra fecha permite la excusa para una visita a la Inglaterra violenta, y para conocer lugares embrujados.

Voceros de este sector agregan que como plato fuerte venden el viaje para pasar una noche en el castillo de Oxford, antigua cárcel medieval ubicada en la localidad británica del mismo nombre, que desde 2006 abrió sus puertas al público luego de una restauración.

Ese castillo cuenta con la peculiaridad de que recibe a turistas, pero también a quienes se consideran médium, con la esperanza de ponerse en contacto con muchos espíritus.

La lista es aún mayor, cuando incluyen en esos viajes recorridos de medianoche con una linterna o una ouija, preparados por la oficina Hunted Hapennings (Fenómenos cazados), compañía de este país dedicada a “encontrar” un espíritu y conversar con él.

Esa fórmula turística abarca con desenfado historias de una Inglaterra trágica, incluida la London Dungeon (Mazmorras).

En la Torre de Londres el visitante aprecia puertas con sonidos rajados, chasquidos y otros elementos, a costa de una remodelación de 20 millones de libras esterlinas (23,7 millones de euros), para transformar sus sótanos en un recorrido de pelos de punta.

Ese lugar exhibe las representaciones de 18 actores que marcan leyendas y realidades como las ejecuciones públicas ordenadas por el rey Enrique VIII.

Pero la barbería en que Sweeny Todd asesinaba a sus clientes, o el pub Ten Bells de las víctimas del Destripador, pueden sobresalir en una ciudad de mucho encanto para quienes disfrutan de vacaciones de miedo. (Prensa Latina)

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


ocho − 3 =