Gente

Una cubana de hoy

esperanza riveronaleida naval santosAleida Naval Santos
anaval@rvictoria.icrt.cu

Las Tunas.-  Esperanza Riverón Lora es obrera agrícola en el sureño municipio de Amancio. No concibe su vida, lejos de la producción cañera, porque ella se dedica repartir el combustible y los lubricantes en el pelotón de combinadas de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC), Hernán González, de la localidad de Ana Luisa, actividad que se conoce con el nombre de noviera.

Este trabajo, aunque no requiere de mucho esfuerzo físico exige gran responsabilidad. Pues debe habilitar correctamente a las máquinas que se utilizan en el corte mecanizado de la caña, los tractores que sacan del campo los remolques cargados de la gramínea recién cosechada y los del acarreo, entre otros equipos pesados.

Las jornadas se hacen muy extensas, comienzan antes de que el astro rey aparezca y concluyen luego de su puesta. Este año durante la zafra, Esperanza, permaneció fuera de su hogar por más de 12 horas y hasta 15, pero tal esfuerzo le hace sentirse muy útil.

Confiesa que mientras exista realizará ese trabajo, la experiencia de más de 20 calendarios, como noviera, le da esa seguridad. “A mí me encanta lo que hago”. Así se presentó a Tiempo21, con cara risueña y marcada por los años, esta tímida y consagrada mujer, que reside a casi 690 kilómetros al este de La Habana.

Por esta dedicación sus compañeros de trabajo, hombres en su mayoría, le otorgaron la condición de vanguardia durante la última etapa productiva de la zafra azucarera.

De su jornada comentó que las horas transcurren casi sin percatarse, se siente querida y respetada. La distancia de casi 30 kilómetros que recorre cada día para llegar a su puesto no le preocupa, porque la transportación la garantiza la UBPC y su familia le apoya y le ayuda en los quehaceres del hogar.

A sus 50 años, Esperanza Riverón, se siente realizada como madre, tiene tres hijos, dos de ellos también son obreros agrícolas en la cooperativa Hernán González y el menor es carpintero.

La presencia de la mujer cubana en actividades agrícolas vinculadas a la producción de caña no es mayoritaria, pero si necesaria y significativa.

 

Artículos relacionados

Adalid de ideas multiplicadas

Roger Aguilera

Zabala, confesiones de un comparsero

Leydiana Leyva Romero

Metodio y la radio, un binomio singular

Adialim López Morales

Enviar Comentario


× cuatro = 16