Regocijo en Las Tunas por triunfo de Maduro en Venezuela

Las Tunas.- El triunfo de Nicolás Maduro en las elecciones celebradas en Venezuela este domingo llenó de regocijo a los habitantes de esta ciudad, muchos de los cuales esperaron la información sobre los resultados del plebiscito, frente a los televisores o pegados a la radio. –No pude aguantar las lágrimas.

Por un lado, sentí una inmensa alegría, como pocas en mi vida, pero a la vez me dolió que Chávez no estuviera para contemplar su obra y cómo Maduro y el pueblo no le fallaron. Es un grandísimo día para nuestra América –dijo a Tiempo21 Claudia Olivares, vecina del Reparto Aguilera de esta capital de la provincia de igual nombre, ubicada a 690 kilómetros al este de La Habana.

Por su parte, Eugenio Almenares, residente en Santiago de Cuba, mientras compraba un pasaje para trasladarse por ómnibus hacia esa bella urbe, declaró a este diario digital que la nueva victoria de la Revolución Bolivariana contribuirá a seguir cambiando al mundo, y, en especial, ayudará a consolidar la unidad latinoamericana y caribeña, y el progreso de la región. –Era lo esperado y lo deseado. Me siento completamente feliz –aseguró el joven Joel Varela, dependiente de una tienda recaudadora de divisas. Para Yuleica Benítez, estudiante de la Enseñanza Politécnica, “es el mejor homenaje a ese divino ser humano y líder mundial llamado Hugo Rafael Chávez Frías”.

Hoy, en los centros de trabajo, las escuelas, las unidades militares, las paradas del transporte urbano, los medios de comunicación masiva, el barrio y los hogares tuneros se festeja el triunfo de Nicolás Maduro de muy diversas maneras, incluso apelando a la proverbial capacidad de los cubanos para el chiste ingenioso y la refrescante jarana, independientemente de las circunstancias.

Y en ese sentido, según cuenta Yunier Torres, vecino del Reparto Buenavista, también en esta capital, su suegra se quedó dormida frente al televisor, y al despertarse se encontró a Maduro pronunciando su discurso, pero con lágrimas en los ojos, y ahí mismo ella comenzó a sollozar y a lamentarse de la derrota. Cuando la sacaron del error, se recuperó de tal forma, que comenzó a dar vivas a Chávez, sin importarle que ya estaba en plena madrugada. Costó trabajo hacerla callar.

Artículos relacionados

Radiocuba hace de la creatividad su mejor aliada

Leydiana Leyva Romero

Asisten en el Hospital General Ernesto Guevara a lesionados en accidente masivo de tránsito

Yami Montoya

Informa Cupet en Las Tunas sobre servicios relacionados con combustibles domésticos

María Esther Pupo Hechavarría

Escribir Comentario