Lecturas

La Unión de Jóvenes Comunistas que necesitamos hoy

jovenes cubanosdarletis leyvaDarletis Leyva González
darletislg@victoria.icrt.cu

Las Tunas.- Otro aniversario abrazó a la Juventud Comunista Cubana ahora en una sociedad efervescente que espera cambios en la economía y en el modo de vida en este archipiélago bello, donde hemos tenido la suerte de nacer.

Una juventud inmiscuida en esa aspiración de echar palante a la Cuba nuestra es la que necesitamos hoy. Así la definió el Che: “La Unión de Jóvenes Comunistas tiene que definirse con una sola palabra: vanguardia. Ustedes, compañeros, deben ser la vanguardia de todos los movimientos. Los primeros en estar dispuestos para los sacrificios que la revolución demande, cualquiera que sea la índole de esos sacrificios. Los primeros en el trabajo. Los primeros en el estudio. Los primeros en la defensa del país.”

Pero ¿cómo ser esa vanguardia?, porque el camino no solo son los pronunciamientos políticos; exaltarnos en reuniones mensuales; cotizar; participar en actos o marchas…; la esencia está en estremecer a los paralizados o acomodados con la fuerza del ejemplo y con hechos.

El escenario, tienen que ser los campos cubanos que necesitan de nuestro trabajo voluntario para fructificar; la ciudad que ansia ser reforestada; el saneamiento de nuestro entorno; el engalanamiento de nuestros espacios comunes, donde prime siempre el buen gusto y la elegancia; es la mano extendida para pintar e higienizar profundamente nuestros hospitales o áreas de salud, que tanta pulcritud necesitan…

Ahí tiene que estar esa UJC con la ejemplaridad que heredó del pasado, primero que con las luchas de los jóvenes de la Liga Juvenil Comunista en los años 20 y 30, después la Hermandad de los Jóvenes Cubanos y la Agrupación de Jóvenes del Pueblo, que se unirían para formar la Juventud Revolucionaria Cubana y luego, en 1944, la Juventud Socialista.

Nacimos como resultado del proceso de unidad del movimiento juvenil cubano y el desarrollo hacia formas superiores de organización de la Asociación de Jóvenes Rebeldes. Nos bautizó nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro en el Primer Congreso de la Asociación de Jóvenes Rebeldes, el 4 de abril de 1962.

Nuestro destino ya está pactado y fue muy objetivo el General de Ejército Raúl Castro, en nuestro último congreso en el 2010, al describirlo:

“(…) Los jóvenes revolucionarios cubanos comprenden perfectamente que para preservar la Revolución y el Socialismo y continuar siendo dignos y libres tienen por delante muchos años más de lucha y sacrificios”.

Los sacrificios de resistir las tentaciones de la vida fácil; de estudiar, aunque la mochila del hogar esté cargada de problemas y escaseces…, y convidar a los otros a no sucumbir en el mundo de la ignorancia o el culto a los objetos.

La Unión de Jóvenes Comunistas, ahora con más de cinco décadas sobre sus hombros, tiene que abrazar a la nueva generación con la transparencia de su mensaje, con la fuerza que tuvo Mella, Camilo y el Che para enfrentar los errores o conductas que corrompan el sueño de una sociedad justa y mejor.

Martí dijo que la mejor manera de decir es hacer. La brújula cubana nos indica el camino. No digamos, ¡Hagamos!

 

Artículos relacionados

Festival de Cine de La Habana enfoca sus orígenes y hacia el futuro

Redacción Tiempo21

La Carta Magna, expresión de la justicia social de la Revolución

Redacción Tiempo21

Fidel Castro, el comunicador que conocimos

Redacción Tiempo21

Enviar Comentario


+ 8 = catorce