Cuantiosas afectaciones provocan cada año las tormentas eléctricas

Las Tunas.- Por estos días resultan frecuentes las mañanas y tardes con fuertes rayos solares; pero, luego se ponen nubes en el cielo y el ambiente presagia la ocurrencia de tormentas eléctricas lo que implica la adopción de medidas para disminuir las afectaciones que pueden provocar en las viviendas, los centros de trabajo y las escuelas de la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana.

Varias investigaciones del Centro Meteorológico local confirman que con el inicio del período lluvioso se multiplican esos fenómenos atmosféricos, los que causan severos daños a la economía estatal y privada y, a veces, ocasionan la muerte de personas por fulguración.

Los territorios desde Camagüey hasta Guantánamo son los más afectados por esos eventos, los que se forman a partir de la inestabilidad en la atmósfera, originados por nubes cumulo-nimbos y acompañados de relámpagos, truenos, fuertes rachas de vientos, lluvias intensas y, en algunos momentos, granizos.

En el territorio tunero, los meses de mayores afectaciones son junio, julio, agosto y septiembre, cuando son múltiples los perjuicios al servicio telefónico, las redes de computación e informática y los equipos electrodomésticos, fundamentalmente.

Según las estadísticas, los municipios de mayor frecuencia de las descargas son los ubicados en el centro de la provincia; o sea, Las Tunas y Majibacoa. Le siguen Manatí, Puerto Padre y Jesús Menéndez.

Además de los cuantiosos daños económicos a las propiedades estatales y particulares, se registran otros perjuicios más lamentables y son los relacionados con las fulguraciones o muertes por el impacto de los rayos, aspecto en el que el territorio ocupa el séptimo lugar del país.

Aunque son muchas las consecuencias que acarrean las tormentas eléctricas, los expertos coinciden en que se pueden disminuir a partir del conocimiento de los seres humanos para minimizar sus daños y eso se incluye en el plan de medidas que deben tener todas las entidades.

Por tanto, se recomienda que, ante la ocurrencia de esos fenómenos, se desconecten los equipos electrodomésticos y que las personas se alejen de árboles, rejas y otros elementos metálicos y, además, que permanezcan dentro de las edificaciones.

Con el inicio del mes de abril comienza también una etapa peligrosa porque llegan las tormentas eléctricas y con ellas, muchos daños que pueden evitarse, de manera especial el fallecimiento de personas que a esa hora pescan, realizan labores agrícolas o simplemente se bañan en los aguaceros.

LEA MÁS:

Tormentas eléctricas, peligros que pueden minimizarse

 

Artículos relacionados

Fidel, impulsor de la agricultura en Cuba

Yenima Díaz Velázquez

Apicultores de Las Tunas en busca de las 530 toneladas de miel

Miguel Díaz Nápoles

Desarrollan en Cupet Las Tunas acciones de prevención en Jornada Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo

María Esther Pupo Hechavarría

Escribir Comentario