Gente

Meteorólogo o meteorólogo, no tengo otras preferencias

yenima 12Alexey Moreno Borges.Yenima Díaz Velázquez
yenimadv@enet.cu

Para los residentes en la provincia de Las Tunas, a 690 kilómetros al este de La Habana, resultan habituales el rostro y la voz de un joven que frecuentemente ofrece a la población la predicción del estado del tiempo.

Su nombre es Alexey Moreno Borges y desde el año 2008 encabeza el Centro de Pronósticos del Centro Meteorológico local, un colectivo que estudia los mapas y los satélites para determinar el comportamiento de las temperaturas, los vientos y las precipitaciones, entre otros fenómenos.

“Soy Ingeniero Agrónomo, graduado en la Universidad Lenin, de esta ciudad; pero, inicialmente me formé como Técnico de nivel medio en Meteorología. Me presenté a una convocatoria, me aceptaron y comencé a trabajar en 1997 como observador en la estación meteorológica del municipio”.

En el año 2000 quedó vacante una plaza en el Grupo provincial de Pronósticos y este joven decidido y entusiasmado aspiró a ella.

“Ahí también me aceptaron y me fui formando como especialista en cursos de capacitación, tanto a nivel provincial como nacional y con el paso del tiempo me quedé al frente del grupo de ocho personas en una labor que ha centrado mi vida en los últimos cinco años”.

Alexey considera que los meteorólogos debes ser muy entregados a su trabajo y enumera sus cualidades, especialmente la preparación especializada y la capacidad de estar alertas en todos los momentos.

“Las 24 horas del día debemos mantener una estrecha vigilancia de las condiciones meteorológicas para poder avisar y mantener informados a los órganos de dirección de la provincia y a toda la población. Son 24 horas de cada día, durante todos los días de la semana y durante los 365 días del año aunque haya fiestas o celebraciones”.

A sabiendas de que la Meteorología es una ciencia que abarca la Geografía, la Física y la Matemática, asegura que su dominio permitirá hacer un pronóstico lo más correcto posible.

“La media nacional es de un 86 por ciento de efectividad y en los últimos años, el territorio tunero se ha mantenido con un acierto en los pronósticos superior al 90 por ciento”.

Cuenta Alexey que su momento más difícil en la profesión ocurrió en septiembre de 2008, cuando el huracán Ike golpeó con intensidad el norte y el centro de Las Tunas.

“Para todo el pueblo tunero hay que marcar un antes y un después del 8 de septiembre de ese año, tanto en la preparación como en la percepción del riesgo frente a los fenómenos atmosféricos”.

Orgulloso por la profesión que realiza y satisfecho por su utilidad, responde pacientemente a todos los que lo interceptan, tanto camino al trabajo como cuando regresa a su hogar, luego de concluir la jornada laboral.

“Siempre me encuentro personas que me preguntan qué frío hizo ayer, cuál fue la temperatura mínima, cuál fue la máxima, dónde llovió más, hasta cuándo tendremos tal afectación; incluso, ya en el mes de marzo me están preguntando si la temporada ciclónica viene activa o no”.

Alexey ocupa sus jornadas en el estudio de las variables meteorológicas, el sondeo de los mapas y el desarrollo de diferentes fenómenos en otras partes del mundo. Es un meteorólogo convencido y hace de su quehacer diario una bandera que ondea firme en tiempos de sequías, huracanes o tormentas eléctricas y lo reafirma cuando asegura: “Yo sería meteorólogo o meteorólogo, no tengo otras preferencias”.

Artículos relacionados

Ricardo Salgado Arias, un universo desde el dibujo

Yanetsy Palomares Pérez

Lisney y el idioma de los animales

Claudia Pérez Navarro

Panchón y su manía de construir

Edelmis Cruz Rodríguez

Enviar Comentario


dos + = 4